Historia

Cápsula de Historia

Dilone

Por: Ing. Carlos Manuel Diloné

Mr. EDWIN KILBOURNE, DUEÑO INGENIO BARAHONA

Mister Edwin Kilbourne, representante de la West Indies Sugar Company, fue muy conocido en el Batey Central de Barahona, los empleados del Ingenio Barahona le llamaban Mister Kilbu, tenía la costumbre de vestir de blanco, viajaba en avión y se hospedaba en la casa que hoy ocupa el Obispo de Barahona, cercana a la que ocupa el administrador del Ingenio, sólo que esa mansión es más grande e impresionante.

Y era lógico, como dueño mantenía un nivel jerárquico superior al del Administrador, mr. Kilbourne, se interesó tanto y tanto en el negocio del azúcar, que fue capaz de invertir en el negocio su propio dinero, comprando para sí el pequeño ingenio de Montellano, ubicado cerca de Puerto Plata.

Para mediados de los años 30, la West Indies Sugar Company era la mayor propietaria de ingenios azucareros en el país, bajo su dirección estaban los ingenios Barahona, Boca Chica, Quisqueya y Consuelo.

Es por ello, que mediante misiva, de fecha 16 de Mayo de 1935, Mr. Kilbourne, le informa al Generalísimo Doctor Rafael Leonidas Trujillo, que a fines del presente mes llegará a Barahona un avión piloteado por el señor Tex Anding, que las varias compañías cuyos intereses tenía a cargo le habían comprado, con el fin de facilitarle un medio rápido de transporte entre los distintos ingenios. Este avión será para mi uso personal y el de mis ayudantes y será operado únicamente en conexión con los intereses de las diversas compañías que represento.

En esa misma carta Mr. Kilbourne, solicita una licencia igual a las concedidas a los automóviles y que le permitan operarlo libremente dentro de los confines de la República Dominicana.

Cuando Trujillo observó la bonanza de mr. Kilbourne, se interesó en el negocio del Azúcar, por lo que creó una oficina en el Palacio Nacional desde donde se proyectaría “una industria azucarera realmente dominicana, o sea, con capitalistas dominicanos que no expatriaran los beneficios que se obtuvieran, hacia países extranjeros”

Para el año de 1952, por problemas con mr. Kilbourne, Trujillo compró por un 40% de su valor el Ingenio Montellano.

Trujillo sometió a una terrible presión política a la administración de la West Indies Sugar Company, la que termina cediendo a finales de 1956, cuando el tirano adquirió la totalidad de sus propiedades, que incluían cocotales en Samaná, cafetales, treinta mil cabezas de ganado y los citados cuatro ingenios que producían en conjunto alrededor de 100,000 toneladas. Su precio: 35 millones 800 mil dólares; diez millones al contado y el resto en tres cuotas anuales pagaderas en septiembre de 1957, 1958 y 1959. La cuenta quedó saldada antes de tiempo, naturalmente.

 

Mister Kilbourne

Deja un comentario