Informaciones

CIEN AÑOS DE HISTORIA

 

Por: Rhandar Acosta

El próximo 04 de Junio del año en curso (2017), nuestra Villa Central, antiguo Batey Central estará celebrando su primer Centenario (1917-2017).

Unas series de actividades se estarán desarrollando con miras a cumplir con el programa establecido para tales fines.

Dentro de estas actividades podemos citar: Tedeum en la Iglesia Perpetuo Socorro, presentación de ofrenda floral en honor a nuestros fundadores (Los hermanos Hatton), actividades artísticas y deportivas, charlas y conferencias sobre nuestra historia, así como también la presencia de Nuestro Comité de Familia Bateyera en apoyo a dichas actividades.

En el pasado nuestra economía estaba basada en varias fuentes de empleos, de las cuales nuestras familias obtenían sus sustentos, dentro de estas fuentes de empleos podríamos citar las siguientes:

La industria azucarera, (construida bajo la iniciativa de los hermanos Hatton en 1921), la mina de Sal y Yeso, la cooperativa de ahorros y créditos, entre otras.

Podría decirse que la mina de Sal y Yeso no estaba en Villa Central, pero igual algunos residentes obtenían su sustento a través de la citada actividad.

En el presente los residentes en Villa Central aun obtienen sus sustentos por las vías antes señaladas, pero como parte del desarrollo, existen nuevos ingredientes de los cuales los residentes obtienen su modo de vida tales como: la Universidad UCATEBA, la zona franca, el Ayuntamiento, el Moto Concho entre otros.

Hagamos de esta celebración un momento de reflexión para que dentro de nuestras posibilidades nos comprometamos a seguir contribuyendo con el desarrollo de nuestra patria pequeña.

Venimos de una generación en donde nuestros padres cumplían con su rol de trabajar de manera incansable para formarnos, educarnos y protegernos.

Nosotros por nuestra parte cumplimos con el rol de responder a las expectativas de nuestros padres: prepararnos para ser personas de bien, donde nuestras prioridades estaban centradas en los estudios, actividades artísticas y culturales, no había espacio en nuestra mentalidad para actividades que no estaban acorde a los preceptos de la moral y las buenas costumbres.

Que el el todopoderoso continué derramando bendiciones sobre nuestro pueblo, y que la paz, la salud y el progreso estén a la orden del día para los aun residentes de nuestra Villa Central.

Gloria al Dios de las alturas, y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.

Deja un comentario