Mundiales

Cumbre de Helsinki: Trump defiende la postura de Putin sobre la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos

Trump y Putin
Trump y Putin sostuvieron un encuentro bilateral en Helsinki este lunes que se alargó por más de dos horas.

El fantasma de la supuesta interferencia rusa en las elecciones de 2016 sobrevoló otra vez las relaciones entre Rusia y Estados Unidos.

Esta vez, durante la cumbre que celebraron este lunes los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki, Finlandia.

Durante la conferencia de prensa tras las conversaciones que duraron cerca de dos horas, Trump aseguró que había discutido la supuesta injerencia rusa con Putin, quien le había planteado una “opinión fuerte” sobre el tema y del que dijo que tenía “una idea muy interesante”.

Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron que el Kremlin estaba detrás de una campaña de ciberataques y noticias falsas en redes sociales dirigida a influir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 en las que el actual mandatario ganó a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Ante la pregunta de si creía en los reportes de las agencias de inteligencia de su país o en los argumentos de Putin, el mandatario evadió la pregunta y añadió queno veía razones para que Rusia quisiera interferir en los comicios.

Trump y Putin
Putin y Trump se reencontraron en Helsinki tras verse por primera vez con motivo de la cumbre del G20 en Hamburgo de 2017.

Putin, por su parte, reiteró que Rusia nunca había interferido en los asuntos de Estados Unidos.

“Una vez más, el presidente Trump mencionó la cuestión de la llamada injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses. Tuve que reiterar (…) que el Estado ruso nunca ha interferido y que no va a interferir en los asuntos internos de Estados Unidos, incluido el proceso electoral”, afirmó.

Revuelo

Este momento en que Trump defendió la versión de Putin frente a la de las agencias de seguridad de su país causó revuelo entre medios y políticos de Estados Unidos.

El exdirector de la CIA, John Brennan, consideró por ejemplo esta declaración como “nada menos que una traición”.

En la conferencia de prensa, Putin aseguró que ofrecería su ayuda al fiscal especial de EE.UU. que investiga la injerencia de Rusia en los comicios de 2016, Robert Mueller, en caso de que solicitara la cooperación de Moscú para la investigación, a lo que Trump asintió complacido.

El mandatario ruso añadió, además, que buscará extraditar a los 12 miembros de la inteligencia rusos acusados la semana pasada por Mueller de intentar hackear los correos del Comité Nacional Demócrata, pero aseguró que no está “familiarizado” con el alcance completo del asunto.

“No sé el alcance de la situación. El presidente Trump mencionó este tema. Lo investigaré”, afirmó.

La relación con Rusia “cambió”

Durante la conferencia de prensa, Putin describió esta reunión de Helsinki como “sincera y útil”, mientras que Trump dijo que había habido un “diálogo profundamente productivo”.

Trump y Putin
Trump aseguró que las relaciones con Rusia habían mejorado “hacía cuatro horas”.

El mandatario estadounidense agregó que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia “nunca habían sido peores”, pero que “hacía cuatro horas” que habían cambiado.

Ambos líderes también afirmaron que trabajarían juntos para ayudar a resolver la crisis en Siria, donde los dos países apoyan diferentes bandos en la guerra civil que ya se extiende por más de ocho años.

“Nuestros militares se han llevado mejor que nuestros líderes políticos durante varios años y también nos llevamos bien en Siria”, afirmó Trump ,quien agregó que Estados Unidos quería aumentar la ayuda humanitaria para el pueblo sirio.

Putin, por su parte, destacó el acercamiento de Washington con Pyongyang, aunque en lo que pareció ser el único punto de desacuerdo público con Trump, cuestionó la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán.

line

Análisis de Jonathan Marcus, corresponsal diplomático de la BBC

Antes de que comenzara el encuentro, Putin ya estaba ganando puntos por el mero hecho de que el presidente Trump se reuniera con él.

Pero mientras Putin llegó como un profesional experimentado, ansioso por presentar a su país como un equivalente de Estados Unidos en términos de ser una superpotencia nuclear, un proveedor de energía y un actor clave en Medio Oriente, Trump parecía más decidido a castigar a sus oponentes en casa.

Muchas de las preguntas se centraron en la intromisión de Rusia en la campaña electoral de EE.UU. (la posición defendida por las principales agencias de inteligencia estadounidenses) y específicamente en la acusación formulada por la investigación de Mueller sobre 12 agentes de inteligencia rusos.

Trump no estaba en nada de eso. Aparentemente, parecía más feliz con las garantías de Putin que con la evidencia de sus propias agencias de inteligencia.

¡Y hasta agradeció la sugerencia de Putin de que Rusia podría unirse a la investigación y entrevistarse con los presuntos perpetradores!

Los aliados de Washington en la OTAN y muchos observadores experimentados en el Capitolio deben haber estado observando [esta conferencia] con horror.

Deja un comentario