Informaciones

El militar inglés que le devolvió su nombre a los argentinos caídos en Malvinas

El capitán británico Geoffrey Cardozo después de llegar a las islas Malvinas, tras el fin de la guerra, en 1982CreditGeoffrey Cardozo 

BUENOS AIRES — El 2 de abril de 1982, cuando Argentina le declaró la guerra a Inglaterra por las islas Malvinas, el capitán Geoffrey Cardozo trabajaba en el área de Logística del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña, tenía 32 años y no sabía nada de construir cementerios.

Pero entendía del dolor y era creyente: eso fue suficiente para que se convirtiera en el militar británico que le devolvería la dignidad y la identidad a cientos de soldados argentinos muertos en Malvinas. Cardozo es el hombre que, al finalizar la guerra, viajó a las islas y se encargó de construir el Cementerio de Darwin, donde hoy yacen más de doscientos argentinos; pero también el que hizo posible que muchos de esos restos pudieran recuperar sus nombres décadas después. Porque cada vez que enterraba un cuerpo sin identificación pensaba en su familia.

“Pensé en mi madre, que me había dado un abrazo muy fuerte cuando me fui. Pensé en cada madre con la imagen de la mía y enterrar sin conocer a alguien fue muy difícil. Estas familias estaban muy cerca de mí, en cada paso que daba”, cuenta ahora Cardozo, una tarde de fines de marzo en Buenos Aires, de regreso de un viaje a Malvinas donde acompañó a 210 familiares a reencontrarse con sus hijos luego de 36 años, en el mismo cementerio donde él les dio sepultura.

Familiares de algunos de los noventa soldados argentinos identificados se despiden de ellos luego de 36 años, el lunes 26 de marzo, en el cementerio Darwin en las islas Malvinas. CreditCaiti Beattie/Associated Press  

De los 121 soldados argentinos que Cardozo enterró sin nombre después de la guerra, apenas han podido ser identificados noventa, y para eso tuvieron que pasar décadas. El largo camino que llevó a esas familias a reunirse con sus hijos involucró al Equipo Argentino de Antropología Forense, al Comité Internacional de la Cruz Roja, al músico Roger Waters, a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, a tres veteranos de guerra argentinos y a una OSC. Pero empezó con la empatía de un militar inglés de apellido español y con su cuaderno de notas.

‘Nunca imaginé que pasarían tantos años’

Cuando la guerra de Malvinas terminó con la derrota de Argentina, tras dos meses y medio de combate desigual, el gobierno británico le encomendó al capitán Geoffrey Cardozo viajar a las islas para mantener el orden entre las tropas inglesas y la población, que habían quedado muy traumatizadas con los enfrentamientos.

A pocos días de su arribo, Cardozo fue a inspeccionar los campos de minas y se encontró con los primeros cuerpos de soldados argentinos. “Para llegar al lugar yo tenía que tomar un helicóptero, bajar una cuerda, cuidarme de no poner el pie en una mina y buscar una identificación que finalmente no encontraba. Ahí me di cuenta de que tenía un problema enorme”, dice.

Cardozo cuenta que informó de esta situación a sus superiores y ellos decidieron cambiar su misión: le encomendaron que se encargara de los cuerpos. Él no sabía nada de construir cementerios, así que buscó asesoramiento de empresas fúnebres inglesas y regresó a las islas con los profesionales indicados. A diez meses del inicio de la guerra, en febrero de 1983, el capitán y su equipo pusieron punto final a la misión con la sepultura de más de doscientos soldados argentinos, en un terreno donado por un granjero de Darwin.

Más de un centenar de cuerpos no tenía identificación. Cardozo escribió sobre sus lápidas la leyenda “Soldado argentino solo conocido por Dios”.

Geoffrey Cardozo en los alrededores de Puerto Argentino, en las islas Malvinas, en 1982 CreditGeoffrey Cardozo 

“Cada noche, durante mi operativo en Malvinas, yo escribía todo lo que había hecho ese día y tomé notas de todo lo hallado en cada cuerpo. Lo hice diariamente, con mucha disciplina, porque debía hacerlo, por el futuro de ellos. Al marcharme de las islas sentí un alivio enorme por haber cumplido bien mi trabajo, pero también una frustración por todos los chicos que no había podido identificar”, recuerda.

Ese informe fue escrito a mano y se archivaron tres copias de él. Una de ellas fue desempolvada en 2008, cuando Cardozo conoció a tres excombatientes argentinos en un encuentro amistoso en Londres. Durante la reunión, el militar inglés retirado supo que las familias de los 121 soldados no identificados nunca habían obtenido una respuesta a su reclamo, y que esos padres iban envejeciendo sin haber despedido a sus hijos.

Después del encuentro, Cardozo revisó sus archivos de trabajo hasta que encontró un viejo sobre de papel madera que tenía bien guardado. Allí estaban esas páginas escritas a mano, acompañadas de dibujos, diagramas y números. Era su bitácora de campaña, donde había anotado cada detalle de cada cuerpo que había enterrado, incluida su ubicación.

El día que los tres veteranos regresaban a Argentina, al momento de despedirse de ellos, Cardozo les entregó ese documento, que sería clave para el operativo de identificación de los soldados sin nombre en el Cementerio de Darwin. Aún tendría que pasar casi una década para que pudieran llevarlo a cabo.

“En aquel momento de posguerra pensé que en dos o tres años esos cuerpos serían exhumados por expertos argentinos para saber quiénes eran. Nunca imaginé que pasarían tantos años y me di cuenta de lo importante que fue enterrarlos con tanto profesionalismo. Usamos tres bolsas de PVC para envolver cada uno de ellos, lo que permitió que se preservaran tan bien, aún tanto tiempo después”, explica Cardozo.

‘Ahora sí terminé mi trabajo’

Entre 2008 y 2016, el militar inglés acompañó desde su país a los veteranos que regresaron de Londres con un documento y una misión: encontrar a las familias de los 121 soldados sin identificar. Fundaron la organización de la sociedad civil Nomeolvides y a ella se sumó la periodista Gabriela Cociffi, cuyo trabajo fue esencial para todo lo que lograrían años después.

Desde el retorno a la democracia en 1983 hasta 2012, ningún gobierno argentino quiso ocuparse de ellos. Fue, insólitamente, el pedido que hizo el músico Roger Waters durante su visita a Argentina el que movilizó a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner a interesarse en la misión de la organización y llevar el tema a la ONU.

Si bien Inglaterra no mantenía diálogo diplomático con Argentina, la intervención del Comité Internacional de la Cruz Roja hizo posible que, en diciembre de 2016, luego de años de negociaciones, se firmara un acuerdo entre ambos países para llevar adelante una misión humanitaria que llevaba décadas postergada.

El trabajo de exhumación para identificar los cuerpos se realizó entre el 20 de junio y el 7 de agosto de 2017. Al finalizar, los profesionales del Equipo Argentino de Antropología Forense y el Comité Internacional de la Cruz Roja destacaron que lo hecho por Cardozo fue tan importante como las pruebas de ADN para lograr resultados. Sin su informe y su minucioso trabajo de construcción del cementerio, todo hubiera sido demasiado difícil.

El militar inglés retirado Geoffrey Cardozo, a fines de marzo de 2018, en Buenos Aires CreditTeresa Sofía Buscaglia 

El 26 de marzo pasado, 210 familiares de soldados argentinos viajaron a las islas Malvinas para reunirse con sus hijos después de 36 años. La mayoría de ellos quedarán enterrados allí, donde aquel joven capitán inglés les dio sepultura, esperando que algún día llegara este momento. Y él estaba allí para presenciarlo. “Ahora siento mucha paz por ellos”, dice Cardozo. “Ahora sí terminé mi trabajo”.

¿Cómo fue el encuentro de las familias con sus hijos ya identificados?

Fue algo excepcional, fue un enorme alivio para ellos. Viajamos juntos en el mismo avión y he pasado mucho tiempo con cada familia. Al llegar al cementerio los observé desde lejos y vi que los familiares caminaban a la puerta de ingreso con ritmo lento, con caras tristes, con gestos de resignación, con una actitud de cansancio e incertidumbre. Sus pasos eran muy pesados. Al llegar a cada una de las tumbas y leer las placas con el nombre de sus hijos, se sentaron frente a ellas con lágrimas, en profundo silencio. Estaban acompañados de veteranos de guerra argentinos, militares ingleses, autoridades de ambos países y, luego de la ceremonia religiosa, pude ver a estas mismas familias que volvían por el mismo camino pedregoso con caras de alivio, las cabezas en alto, con pasos más ligeros y mucha paz en sus corazones.

¿Cómo piensa usted que seguirá este conflicto diplomático?

Hace tres años, cuando vine a Argentina por primera vez, recién me di cuenta de cuán importante es el tema Malvinas para los argentinos. Hablé con la gente, con los taxistas, con los mozos en los cafés, compré libros sobre el tema y no sé si un inglés puede darse cuenta de esto. Tampoco sé si los argentinos pueden entender lo que hay en el corazón de los isleños y lo que ellos sintieron con la guerra. Creo que es muy importante comprender estas cosas antes de buscar una solución.

¿Por qué sintió tanto compromiso e hizo un trabajo tan cuidadoso al enterrar a los soldados argentinos en Malvinas?

Sentí que eran nuestros “chicos”. Cuando digo “chicos”, para mí, no dejan de ser hombres, soldados, héroes… En inglés, entre los oficiales, nos referimos a nuestros soldados como “chicos” porque tenemos una responsabilidad hacia ellos. Por eso, para mí, eran “mis chicos” en ese momento. Eran huérfanos y yo era la única persona que se podía encargar de ellos. Pero ahora… ahora tienen a sus padres.

 
 

Deja un comentario