Mundiales

El presidente Donald Trump presenta un plan con el “más grande recorte de impuestos en la historia” de Estados Unidos

 
Donald TrumpDonald Trump hizo la promesa de hacer el “más grande recorte” de impuestos, pero sus críticos creen que generará endeudamiento.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este miércoles un plan de recorte de impuestos que calificó como “el más grande que haya habido en la historia” de su país.

Bajo su nuevo esquema, que debe ser aprobado por el Congreso, planteó una serie de recortes a las cargas impositivas federales que pagan los estadounidenses cada año:

  • Los primeros US$12.000 que gane cada persona de forma individual serán libres de impuestos.
  • Los primeros US$24.000 de ingresos ganados por una pareja también serán libres de impuestos.
  • Habría tres topes de impuesto sobre la renta para los trabajadores, dependiendo el monto de sus ganancias: 12%, 25% y 35%.
  • Créditos para los estudios de menores de 17 años.
  • Una reducción de la carga impositiva a las empresas de 35% a 20%.

“Vamos a recortar los impuestos para la clase media, haciendo la carga impositiva más simple y más justa para el día a día de los estadounidenses. Y vamos a traer de nuevo los empleos y bienestar que se fueron de nuestro país”, dijo en Indiana.

La deducción de impuestos para personas solteras o casadas sería casi del doble de la que actualmente está en vigor: US$6.350 para personas solteras, y US$12.700 para las parejas casadas.

“Esta reforma protegerá a las familias de ingresos medios y bajos, no a los ricos. Pueden decirme lo que quieran, pero es así”, se defendió el presidente.

Trump en IndianaTrump habló ante un grupo de granjeros de Indiana, estado al que consideró un ejemplo de regulación impositiva.

Trump dijo que 90% de quienes pagan impuestos en la actualidad en EE.UU. lo hacen con ayuda de alguien, por lo que prometió que, de aprobarse su plan, las familias solo tendrán que rellenar un solo formulario para cumplir con sus obligaciones.

“Nunca ha habido un recorte de impuestos como el del que estamos hablando”, insistió Trump en varias ocasiones.

“Queremos una reforma de impuestos que favorezca el crecimiento, que favorezca los empleos, que favorezca a los empleados y a las familias, y que favorezca a Estados Unidos”, añadió ante el auditorio de Indiana.

Sobre las empresas, dijo que reducirá las cargas impositivas, de 35% a 20%, para incentivar a las empresas que han llevado empleos a otros países a que regresen a Estados Unidos.

“Recortaremos drásticamente la tasa impositiva a las empresas, para que las compañías y trabajadores estadounidenses puedan derrotar a nuestros competidores extranjeros y volver a ganar de nuevo”, dijo Trump.

¿Elevará la deuda?

Al igual que la reforma al plan de cobertura médica conocido como Obamacare, la reforma a los impuestos fue una de las grandes promesas de la campaña de Donald Trump.

El senador y líder de los demócratas Chuck Schumer planteó en los meses pasados que el plan del presidente “claramente facilita la vida a los más ricos y los intereses especiales, y la complica a los estadounidense de clase media y bajos ingresos”.

Gary Cohn, director del Consejo Nacional de Economía, explicó que EE.UU. es uno de los países menos competitivos del mundo en impuestos corporativos y que por eso es necesario el recorte.

Donald TrumpEl presidente aseguró que él no será beneficiario del plan de recorte de impuestos, uno de los señalamientos que recibió en los últimos meses.

Una de las corporaciones beneficiarias de estos cambios es el propio presidente Trump, quien posee un gran conglomerado inmobiliario.

Pero Trump dijo que su propuesta no ayudaría a los contribuyentes más ricos, entre los cuales se incluyó a sí mismo.

“No es bueno para mí, créanme”, dijo Trump.

Sin embargo, los economistas que desestiman el plan advierten que puede traer un aumento la deuda del Estado en miles de millones de dólares durante la próxima década.

El Tax Policy Center, una organización independiente de investigación en asuntos tributarios, estimó que la recaudación caería en US$6,2 billones en una década y que la deuda aumentaría en US$7,2 billones.

Según la Tax Foundation, otro centro de estudios sobre política impositiva, los ingresos caerían en al menos US$4,4 billones, pero una gran parte podría recuperarse con nuevos ingresos.

Deja un comentario