Mundiales

FMI rebaja perspectiva mundial ante la caída del crudo

Tomado de la revista MERCADO

En su sexto año, la recuperación mundial se muestra algo oxidada.

El Fondo Monetario Internacional rebajó su pronóstico de crecimiento mundial, en momentos en que la caída de las materias primas y la parálisis política empujan a Brasil a una recesión más profunda, el desplome del precio del petróleo afecta a los productores de crudo de Medio Oriente y el alza del dólar restringe las perspectivas estadounidenses.

La economía mundial se expandirá 3,4 por ciento este año, por debajo de un porcentaje proyectado en 3,6 por ciento en octubre, dijo el FMI el martes en la actualización trimestral de sus Perspectivas de la Economía Mundial. El organismo con sede en Washington recortó también su pronóstico de crecimiento para 2017 a 3,6 por ciento, por debajo del 3,8 por ciento de hace tres meses.

El pronóstico del FMI ofrece poco consuelo ante un sombrío comienzo de 2016 para los mercados financieros. El índice accionario Standard & Poor’s 500 registró su peor comienzo de año, en tanto el desplome de los precios del petróleo y la política monetaria restrictiva de Estados Unidos impulsan la fuga de los activos de más riesgo en todo el mundo.

“El año que viene presentará grandes desafíos y las autoridades deberían pensar en la adaptabilidad a corto plazo y la forma de fortalecerla, pero también en las perspectivas de crecimiento a largo plazo”, dijo el economista jefe del FMI Maurice Obstfeld en el artículo que acompaña el pronóstico.

El FMI estima que la economía mundial creció 3,1 por ciento el año pasado, el ritmo más débil desde la recesión de 2009. El crecimiento de los mercados emergentes y las naciones en desarrollo se desaceleró por quinto año consecutivo.

Riesgos a la baja

El FMI dijo que los riesgos para las perspectivas mundiales siguen inclinándose a la baja, ya que el mundo enfrenta tres grandes cambios: la desaceleración de los mercados emergentes, la transición de China hacia un crecimiento menos basado en las exportaciones y la manufactura y el gradual alejamiento de la Reserva Federal de unas tasas de interés sumamente bajas. El crecimiento mundial podría descarrilarse si no se gestionan estos desafíos, alertó el FMI.

La perspectiva pesimista y la agitación del mercado empañan el panorama para la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y más de 2.500 legisladores, ejecutivos de empresa, inversores y académicos que acudirán a Davos, Suiza, para la reunión anual del Foro Económico Mundial que se celebra esta semana. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, y el gobernador del Banco de la Reserva de India, Raghuram Rajan, están entre los asistentes a la cita.

“No puedo imaginar que en Davos no se vaya a hablar bastante del estado de la economía del mundo”, dijo el premio Nobel de economía Edmund Phelps, que da clases en la Universidad de Columbia en Nueva York y asistirá a la conferencia.

Las revisiones a la baja del pronóstico de crecimiento de los mercados emergentes son la principal razón que explica una perspectiva más sombría. El FMI rebajó su proyección para las economías emergentes y en desarrollo de 4,5 por ciento en octubre a 4,3 por ciento este año, frente a un 4 por ciento en 2015.

Los investigadores del FMI dejaron sin cambios en 6,3 por ciento la estimación de crecimiento de China para este año. Sin embargo, redujeron el pronóstico para Brasil en 2,5 puntos porcentuales a una contracción de 3,5 por ciento en 2016. Ahora prevén que la economía de Rusia se contraerá 1 por ciento este año, frente a una contracción pronosticada en 0,6 por ciento en octubre.

Deja un comentario