Mundiales

Niegan libertad condicional a Sirhan, asesino de Bob Kennedy en 1968

Paul Schrade, asesor del entonces candidato demócrata, reafirmó que Sirhan no mató a Kennedy.

Por:  Con EFE |

Robert Kennedy (izq.) precandidato demócrata a la presidencia asesinado, y Paul Schrade (der.), su asesor que dice que hubo un segundo atacante.

Foto: Archivo / Los Angeles Times

Robert Kennedy (izq.) precandidato demócrata a la presidencia asesinado, y Paul Schrade (der.), su asesor que dice que hubo un segundo atacante.

El hombre acusado de asesinar al senador Robert F. Kennedy en 1968, el palestino Sirhan Sirhan, vio rechazada nuevamente su petición de libertad condicional por decimoquinta vez en un juzgado de California, después de 47 años encarcelado y a pesar de que un testigo de los hechos defendió su inocencia.

Sirhan, de 71 años, cumple cadena perpetua por disparar a Kennedy el 5 de junio de 1968, justo después de que hubiera ganado las primarias del Partido Demócrata en California que le convertían en favorito para las presidenciales de ese mismo año, en las que se impuso el republicano Richard Nixon.

 Las peticiones de libertad condicional de Sirhan han sido denegadas repetidamente por su negativa a aceptar toda responsabilidad o mostrar arrepentimiento por la muerte de Kennedy.

Pero la audiencia realizada el miércoles tuvo algo novedoso, dado que una de las cinco personas que resultaron heridas en el tiroteo, Paul Schrade, testificó en el caso y aseguró que Sirhan no fue quien mató al hermano del expresidente John F. Kennedy.

Schrade, uno de los asesores del senador, afirmó que Sirhan fue quien le disparó a él, pero que hubo otra persona, a la que no supo identificar, que atacó a Kennedy. “Te perdono por haberme disparado. Debería haber estado aquí hace mucho tiempo y por eso me siento culpable, por no estar aquí para ayudarte y para ayudarme”, dijo con la voz temblorosa Schrade, que ahora tiene 91 años, según la cadena de televisión NBC News.

Era la primera vez que ambos se veían desde que Schrade testificó en el juicio inicial en 1969 y éste se disculpó una y otra vez por no haber asistido a ninguna de las otras audiencias sobre la libertad condicional.

La defensa de Sirham sostiene que el inmigrante de origen palestino no recuerda lo sucedido e insiste desde hace años en que hubo un segundo hombre armado en el tiroteo en el Hotel Ambassador de Los Ángeles.

Sirham fue sentenciado a muerte en 1969, pero se conmutó a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional cuando la pena capital fue anulada en California en 1972, durante un breve periodo. El condenado podrá volver a optar a la libertad condicional dentro de cinco años.

Lo que ha dicho Schrade

Paul Schrade, quien caminaba detrás de Robert F. Kennedy cuando fue asesinado también fue herido en los hechos. Recibió un disparo en la cabeza y aunque duró varias semanas hospitalizado, se recuperó.

“Sentí -re­cuerda- como si me hubieran electrocutado. Estaba entumeci­do y me dolía el pecho. La gente me había pisoteado durante el caos que se produjo después.”

El propio Schrade y otros testigos aseguran que en el atentado hubo más de los ocho disparos que según la investigación oficial se presentaron.

Incluso, hay fotografías que muestran esos agujeros extras en la puerta señalados, en un primer momento,
por la policía como causados por balas. “Siem­pre nos preguntamos por qué no se presentaron estas fotos como
pruebas en el juicio”, ha indicado varias veces Schrade.

“Yo sabía que había un segundo tirador basado en la evidencia”, dijo. “Sirhan no podría haber hecho y no lo hizo solo.” a sostenido muchas veces.

Schrade era director regional occidental de la Unión de Trabajadores Automotrices Unidos, y acompañaba como un asesor en temas laborales a Kennedy y permanecía a su lado en muchos eventos.

En 1971 Schrade se casó con la abogada política Mónica Weil y tras su paso por la universidad de Yale, se unió a la junta directiva de la Unión Americana de Libertades Civiles y comenzó a trabajar con su esposa para investigar el asesinato de Robert Kennedy.

Schrade se convirtió en un abanderado de la educación infantil, una de las plataformas de Kennedy, por lo que a lo largo de los años ha trabajado en levantar escuelas que llevan el nombre del líder asesinado en 1968.

Redacción Internacional con EFE

Deja un comentario