Informaciones

Nuevas recomendaciones de la OMS sobre el azúcar: Reduciendo que es gerundio

Finalmente y tras muchos meses de espera, se acaban de publicar las últimas recomendaciones de la OMS sobre el azúcar, un documento que va a ser una referencia fundamental para futuras políticas contra el sobrepeso. Pueden descargarlo completo en inglés desde este enlace y la nota de prensa en español desde este otro.

Como el documento es completo y exhaustivo, me limitaré a traducir algunos párrafos de su resumen relacionados con la evidencia hallada y las recomendaciones finales:

“Los metaanálisis de ensayos aleatorios (ECA) en adultos sugieren una asociación entre la reducción de la ingesta de azúcares añadidos y la reducción de peso corporal. El aumento de la ingesta de azúcares añadidos se asoció con un aumento comparable en el peso corporal. La calidad media de las pruebas disponibles para los adultos se consideró moderada. 

Los ECA en los niños – en los cuales la intervención incluía la reducción de alimentos y bebidas azucaradas – se caracterizan generalmente por un bajo cumplimiento y en general no logran cambios en el peso corporal. Sin embargo, los metaanálisis de los estudios de cohorte prospectivos, con períodos de seguimiento de 1 año o más, encuentran que los niños con la mayor ingesta de bebidas azucaradas tienen una mayor probabilidad de tener sobrepeso o ser obesos que los niños con los menores consumos. La calidad global de la evidencia disponible de una asociación entre una reducción de la ingesta de azúcares añadidos y la disminución del peso corporal en los niños fue considerada como moderada, mientras que la calidad de la evidencia de una asociación entre el aumento de la ingesta de azúcares y el aumento de peso corporal se consideró baja.

El análisis de los estudios de cohorte en niños sugiere una asociación positiva entre el nivel de ingesta de azúcares añadidos y la caries dental. La evidencia indica mayores tasas de caries cuando el nivel de la ingesta de azúcares añadidos es de más de 10% de la energía total comparada con cuando es de menos de 10% . Por otra parte, en tres estudios nacionales de población, los niveles más bajos de desarrollo de caries dental se observaron cuando el consumo de azúcares per cápita fue de menos de 10 kg / persona / año (Aproximadamente el 5% de la ingesta total de energía). Además, se observó una respuesta a la dosis positiva entre la ingesta de azúcares libres y la caries dental en todos los estudios, en valores muy por debajo de 10 kg / persona / año (es decir, <5% de la ingesta energética total). La calidad de la evidencia general de los estudios de cohorte fue considerada como moderada, mientras que la procedente de los estudios nacionales de población se consideró muy baja.

Sobre la base de toda esta evidencia, la OMS realiza las siguientes recomendaciones para la ingesta de azúcares añadidos en adultos y niños:

  • La OMS recomienda una ingesta reducida de azúcares añadidos a lo largo de toda la vida (recomendación sólida)
  • En los adultos y los niños, la OMS recomienda la reducción de la ingesta de azúcares añadidos a menos de 10% de la ingesta total de energía (Recomendación sólida).
  • La OMS sugiere una mayor reducción de la ingesta de azúcares añadidos por debajo del 5% del consumo total de energía (Recomendación condicional)

Pues esto es lo más relevante y como pueden observar, se aprecia una clara orientación hacia la reducción importante del consumo de azúcares añadidos.

De cualquier forma, si les soy sincero, a mí me parece que la OMS (y otros muchos organismos) andan con una prudencia injustificada para lanzarse a hacer una recomendación más restrictiva sobre los azúcares añadidos, considerando que esta directriz solo podría tener dos efectos posibles: empatar o ganar. Y tiene muchas más posibilidades el segundo, siendo como es un componente absolutamente innecesario en una dieta saludable. Supongo que las presiones de la industria tienen algo que ver en todo ello.

Es esperable que esta nueva guía dé mucho que hablar, así que ya tendremos ocasión de comentarla con más profundidad.

Les recuerdo que se consideran “azúcares añadidos” los monosacáridos y disacáridos añadidos a los alimentos y bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor, y azúcares naturalmente
presentes en la miel, jarabes, zumos de frutas y concentrados de zumos de frutas.

Actualización

Gracias al amigo Pablo Zumaquero me he enterado de la rápida y encendida respuesta de la industria a esta nueva guía, que “lamenta que la OMS haya adoptado la recomendación de una nueva reducción“. Su argumento principal es que “no existe una base científica para el tratamiento de los azúcares libres de manera diferente que los azúcares intrínsecos (los que incluyen naturalmente frutas y verduras)“.

En efecto, químicamente el azúcar es azúcar, esté donde este, pero la industria está manipulando y distorsionando esa idea para sus propios intereses. Porque hay un poderosa razón para tratar los azúcares añadidos de forma diferente a los “intrínsecos”: pueden eliminarse fácilmente sin que la dieta se resienta en calidad nutricional.

Deja un comentario