Opinión

UNA DECISIÓN A TODAS LUCES RECURRIBLE

Por: Lic. Sixto Emilio Ferrera Santana

Ayer miércoles 7 de noviembre, fue el día esperado por muchos dominicanos, para escuchar el veredicto del juez de primera instancia, en el sonado caso de la adolescente Emilys Peguero..

Al parecer las cosas no salieron como el pueblo esperada, porque una cosa es el populismo y otra cosa es la técnica jurídica.

La morbosidad ya había prefabricado su decisión: 30 para Marlon Martínez, como actor principal y 20 años para Marilyn Martínez, por ser cómplice.

Pero las cosas en materia de derecho no son tan fácil como el burgo las ve desde las gradas..

Las aspiraciones y las expectativas de los que ven las cosas desde las gradas han quedado frustradas.

Dicen los Romanos, que son los padres de nuestro sistema jurídico, que es preferible liberar a un culpable que condenar a un inocente.

Resulta que la técnica jurídica moderna se fundamenta en evidencias y en pruebas.

Y al parecer las pruebas y las evidencias, que llegaron al tribunal no fueron suficientemente convincentes, para que el juez condenara a Marilyn Martínez a 20 años.

Si es como dicen los expertos en derecho penal, que Marilyn Martínez, solo participó en la ocultación del cadáver y no en la muerte, entonces la condena no se corresponde con lo que establece la ley.

Necesariamente la defensa tiene motivos suficientes para recurrir en apelación, que es un tribunal colegiado, con jueces de más experiencia y la condena podría resultar menor.

Porque según los especialistas en derecho penal, el código tipifica el ocultamiento de cadáveres como una infracción correccional, que se castiga con penas de 6 meses a 2 años.

Osea que siendo así las cosas, la estadía de la imputada Marilyn Martínez en la cárcel va ser muy breve…

Y en caso de que la corte no le ratifique la decisión de primera instancia, tiene abierto el recurso extraordinario de casación, donde solo se revisa si la ley fue bien o mal aplicada.

Al parecer en este caso, la ley fue mal aplicada, porque el código penal, según los expertos en la materia, habla de 6 meses a 2 años, no de 5 años.

Lo que significa que las cosas aún siguen, porque la sentencia no es definitiva.

Deja un comentario