57 ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE FELLO MÉNDEZ


Por: Virgilio Gautreaux P.

EN LA NOCHE DEL 18 DE ENERO DE 1962 POR “ORDENES SUPERIORES”, SOLDADOS DE LA BASE AÉREA DE BARAHONA, AMETRALLARON LA “CARAVANA DE LA LIBERTAD” QUE RECORRÍA LAS CALLES BARAHONERAS, LUEGO DEL DERROCAMIENTO DEL GOBIERNO NEOTRUJILLISTA CRIMINAL
(Diseño de Ulises Gautreaux Guzmán).

1-Introducción
Desaparecido el Tirano Trujillo la gloriosa noche del 30 de Mayo de 1961, el pueblo dominicano tuvo que luchar activamente durante siete largos meses y medio, para por fín liberarse del férreo yugo que conculcó las libertades y los derechos humanos. Balaguer, desaparecido el Sátrapa pretendía seguir en el poder, a pesar del repudio general que concitaba su presencia en el Palacio Nacional. Balaguer Apoyándose primero en Ranfis Trujillo y luego en el General Rodríguez Echavarría, Balaguer hizo todo tipo de triquiñuelas en su intento de seguir en la presidencia de la República hasta el 27 de Febrero de 1963.

Huelgas generales y manifestaciones en toda la nación aíslan y arrinconan a Balaguer, que se ve compelido a finales de Diciembre de 1961 a compartir el poder, al formarse el Consejo de Estado. La lucha dentro de este organismo se radicaliza cuando sus integrantes reclaman su salida inmediata de la Presidencia. El ¡6 de Enero una gran multitud congregada en el parque independencia es ametrallada con un saldo de 5 muertos y numerosos heridos.

En días previos a estos graves acontecimientos, en el Casino del Sur de la ciudad de Barahona un grupo de jóvenes-entre los cuales estaba el Procurador Fiscal Fello Méndez-compartían en horas de la noche. En ese momento ingresa a las instalaciones el Coronel Beauchams Javier con unos acompañantes, entonces uno de los presentes-José Delio Guzmán hijo (José Delito), manifiesta su desagrado por la presencia del Oficial, al cual acusa de haberlo golpeado en un centro de torturas mientras estuvo preso por antitrujillista. En ese tenso momento el joven Miguelito Cury rompe una botella y choca una silla de metal contra la pared.

Encolerizado el militar le ordena al Fiscal Méndez apresar al José Delito y a Miguelito, a lo cual éste se niega alegando que lo ocurrido no ameritaba su encarcelamiento. Un poco más tarde de esa misma noche Fello frente a su hogar, debió sacar su revólver ante un individuo que se le aceró sospechosamente, el cual parecía portar una bayoneta. También frente a la casa de Miguelito se colocaron unos individuos que al parecer la vigilaban. Por su parte, al días siguiente del incidente en el Casino, el vehículo Opel Capitán color rojo de José Delito amaneció con las 4 gomas pinchadas, las cuales habías sido puyadas y cortadas con objetos punzantes y cortantes.

Cronología de los acontecimientos Barahoneros del 16 al 18 de Enero de 1962:

● Desde el ametrallamiento criminal en horas de la tarde del Martes 16 de Enero en la capital, la ciudad de Barahona vivía momentos de tensión, pues con la declaración de Estado de Sitio por parte de Balaguer y el General Rodríguez Echavarría, actuando en nombre del Consejo de Estado, quedaron suspendidos derechos humanos contemplados en la Constitución de la República, a lo cual se sumó con un férreo toque de queda de 6 de la tarde, hasta las 5 de la mañana.

● Una tensa reunión se efectuó la noche de ese martes en el Palacio Nacional, donde los Miembros del Consejo de Estado solicitaron la renuncia inmediata del Presidente Balaguer, el cual se empecinaba en seguir en el poder a toda costa. En altas horas de la noche éste Junto al General Rodríguez Echavarría ejecutó un auto golpe y quedaron apresados los Miembros del Consejo (Bonnelly, Eduardo Read Barreras, Monseñor Pérez Sánchez y Nicolás Pichardo, los cuales fueron confinados en la base aérea de San Isidro

● El Dr. Huberto Bogaert fue llamado inmediatamente por Balaguer para que saliera desde Mao hacia la capital y temprano del 17 de Enero, el Mandatario lo juramentó como “Presidente” del Consejo Cívico-Militar, el cual pretendía gobernar hasta el 27 de Febrero de 1963. El su “Gobierno” Bogaert se limitó a firmar Circulares y Proclamas amenazantes, simples medidas administrativas y a un discurso a la nación. El poder real, estaba en manos de Rodríguez Echavarría, quien a su vez también publicaba “sus” amenazadores comunicados en la prensa.

● Ese mismo día 17 en Barahona se producían por doquier allanamientos de hogares y amenazas, lo cual generó un clima de inseguridad pública, acompañado de un severo patrullaje de hostiles uniformados quienes sembraban el terror entre una población cuyos derechos civiles estaban secuestrados.

● Como respuesta a la brutal represión desatada, en todo el país, ese mismo día se produjeron renuncias masivas de funcionarios y empleados de la administración pública, lo que prácticamente llevó al colapso al Gobierno de facto, cuyo único sostén eran las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, personeros derechistas y nostálgicos trujillistas. El apresamiento y atropello de transeúntes, se tradujo en un confinamiento de la población Barahonera en sus hogares y las calles quedaron prácticamente desiertas.

● Desde tempranas horas de ese memorable 18 de Enero de 1962, en Barahona continuaron sus atropellos y persecuciones las autoridades golpistas, las tropas de la Base Aérea y de la Policía, hostigando por toda la ciudad a profesionales liberales, intelectuales, dirigentes de la Unión Cívica, del Movimiento 14 de Junio y a líderes sindicales.

● Esa mañana Fello fue visto muy activo exhortando a los miembros de la judicatura de Barahona que renunciaran a sus cargos, tal y como estaba ocurriendo en otras partes del país. Para ese momento ya había comunicado su dimisión por vía telefónica a la Procuraduría General de la República y de inmediato acudió al edificio del Correo donde envió un telegrama formalizando su posición.

● Las noticias desde la capital citaban patrullajes, apresamientos, renuncias masivas, cierre de negocios e industrias, disparos ocasionales y poca circulación de vehículos y personas. Amenazantes comunicados de los golpistas en la prensa y censura a los medios de comunicación, incrementaban la tensión en todo el país. Al mismo tiempo, comunicados de partidos políticos, agrupaciones profesionales pedían la renuncia y apresamiento de los integrantes de la Junta Cívico militar. Un contundente comunicado suscrito por más de 200 oficiales exigía la dimisión del Secretario de las Fuerzas Armadas, Rodríguez Echavarría al cual consideraban responsable, Junto a Balaguer, del caos y violencia que azotaba el país.

● Más adelante se supo que Antonio Imbert Barreras y Luis Amiama Tió, Miembros del Consejo Cívico Militar, se habían asilado en la Embajada norteamericana, También que a las tres de la tarde el Mayor Natalio Medina había enviado su renuncia al Palacio Nacional y se rumoreaba que los restantes miembros militares integrantes de la Junta, dimitirían dentro de pocas horas.

● Los ideólogos de la trama golpista-Joaquín Balaguer y Rodríguez Echavarría, se percataron del derrumbe que se avecinaba. La “Presidencia” de Bogaert se disolvía rápidamente.

● Balaguer se asila en la Nunciatura, mientras que Rodríguez Echavarría al final sólo le obedecen un grupito de oficiales de su entorno, los cuales son fácilmente dominados en las primeras horas de la noche, por un grupo de jóvenes oficiales donde se destaca-entre otros-el Mayor Rafael Tomás Fernández Domínguez.

● Controladas las áreas estratégicas de la base aérea, son liberados los Miembros del Consejo de Estado, hasta ese momento prisioneros del General Echavarría. Después se decide ir al Palacio Nacional para Juramentar el Consejo que presidiría el Lic. Rafael F. Bonnelly, para lo cual se forma una caravana de vehículos, escoltados por un tanque al frente y otro al final. En varios de los autos van también jóvenes oficiales y efectivos militares. En el trayecto se instruye que dos oficiales se dirijan hacia la planta televisora oficial, para que informen a la población la nueva situación y el fin del toque de queda, los cuales cumplen dicha encomienda.

● Más adelante, el ya instalado el Lic. Bonnelly como Presidente del Consejo de Estado, se dirige a la nación y proclama el fin del despotismo trujillista y de la dictadura que intentaban montar Balaguer y Rodríguez Echavarría. El pueblo lleno de júbilo se lanza a las calles a celebrar en todo el país la ansiada libertad que tantas vidas valiosas había costado desde el 30 de Mayo de 1961.

● En Barahona para 1962 no había muchos televisores, razón por la cual varias personas del entorno de la casa del Sr Luis Lama, se dirigen a su hogar, para enterase en vivo, de los acontecimientos. Narra la Sra. Nidia Peláez que el mensaje primero de los militares y luego la intervención del Presidente Bonnelly, los hicieron vibrar de emoción. Entre los presentes en la casa estaba Fello Méndez, quien no cesaba de expresar su júbilo, por la feliz culminación de los acontecimientos.

● Junto al Juez Pablo Féliz Peña y el Sr. Gonzalo Castillo (Macorís) y otras personas, Fello se dirige hacia el cuartel del Cuerpo de Bomberos, donde acostumbraba dejar su Jeep Willis descapotado. Para ese momento a pesar de que mucha gente estaba enterada del contragolpe, pocos se aventuraban a salir de sus hogares debido al patrullaje amenazante de soldados y policías horas antes, incluso, mucha gente estaba durmiendo.

● Ya en cuartel Fello y acompañantes abordan al vehículo, al cual se suben varios bomberos, ente los cuales estaba Julio Féliz, Ricardo Bello Espinosa (Ciclón),así como los nombrados Geño, Lero, y el Joven Máximo Rocha (Santo), se colocan en la parte trasera del vehículo. Mientras Méndez conduce toca la bocina mientras gritaban Libertad, Libertad. Se corre la voz y la gente comienza a salir al frente de sus hogares aplaudiendo. La ruta inicialmente era por las calles céntricas de la ciudad de Barahona. Más adelante se van incorporando algunos carros privados y otros de la Línea Estrella Blanca. La bulliciosa caravana va levantado la vecindad por donde transitan. En una de sus rondas, en la intersección de las calles María Montéz con Jaime Mota, se encuentran con una patrulla de militares que se dirigían a la base aérea, los cuales reciben aplausos de quienes van en los vehículos.

● Transcurridos unos 30-40 minutos del recorrido, los vehículos se dirigen, sin saberlo, hacia el lugar donde serían emboscados y ametrallados por efectivos de la Fuerza Aérea Dominicana, con su trágico y sangriento desenlace.

● Los alegres caravaneros toman un tramo de la calle Uruguay, doblan a la derecha por la Apolinar Perdomo, giran a la izquierda por la calle Jaime Mota y al llegar al Parque Central, doblan a la derecha por la calla Padre Billini y al llegar a la primera esquina toman a la izquierda la Nuestra Señora del Rosario. Están a escasos minutos de la debacle.

● Debido al toque de bocinas de los vehículos y los gritos libertarios cuando los vehículos toman la calle Nuestra Señora del Rosario, ya algunas personas estaban levantados al frente de las galerías de sus casas aguardando la caravana, especialmente en el tramo comprendido entre la calle 30 de Mayo y María Trinidad Sánchez. En el que sería casi el último tramo del trayecto, salieron a saludar el recorrido las familias Ramírez, Adams, Lassis, Peguero, Figuereo, Lembert, Moreta, Gautreaux, Zafra, Vidal y Melo, entre otras. ¡¡La alegría era indescriptible!!

● Eduardo Vidal Matos (Dado) y Domingo Zafra, que estaban viendo los acontecimientos que se producían en la capital en el televisor de la familia Melo, al escuchar los vehículos que se aproximaban, se colocan en la acera para saludarlos, lugar desde el cual ambos observan un camión volteo con la cabina roja que se desplaza velozmente con efectivos militares por la calle Jaime Mota, hacia el Malecón de la ciudad donde gira rápidamente dos veces a la derecha y toma la calle por donde viene la caravana.

● Mientras los integrantes del recorrido intercambian saludos y vítores con los integrantes de las familias del tramo antes citado, el camón con los militares se había detenido, apagaron las luces y varios efectivos se colocaron en posición de combate con sus armas listas para disparar. Otros se paran en la calle para detener la caravana.

● El Dr. Fello Méndez, que encabeza el recorrido, al ver los militares detiene el Jeep y observando que le apuntaban, conforme a la versión de Macorís (que iba en el Jeep) y de Dado Vidal que estaba a pocos metros de distancia, les dijo: “un momento, soy yo, el Procurador Fiscal y he autorizado la caravana” y ahí mismo comenzaron los disparos. Otra versión similar apareció publicada en la página 3 del periódico el Caribe del 20 de Enero de 1962, donde se afirma que Fello le gritó a los militares “soy el Fiscal, no disparen. Estamos celebrando la reconquista de la libertad”. Acto seguido sonaron los disparos.

● El saldo no puede ser más trágico: Fello Méndez recibe casi a quemarropa “bruscamente y sin rodeos”, un balazo mortal en la parte derecha de la cabeza. Se desploma dentro del Jeep que al ser liberado el freno se desplaza lentamente varios metros, hasta chocar con la acera donde se detiene. El cuerpo exánime de Méndez está ladeado sobe el asiento y en el breve trayecto va dejando una larga estela de sangre en el pavimento. Cuando el vehículo para su curso la cabeza del fallecido derrama una gran cantidad de sangre sobre la acera, lo que dejó una imborrable impresión, que aún se mantiene en quienes contemplaron la escena al otro día.

● Al escucharse el estruendo de los disparos las personas que segundos antes estaban alegres en sus balcones, cerraron sus puertas huyeron despavoridos buscando protección dentro de sus casas. Muchos de los que participaban en la caravana también corrían para salvar sus vidas. Todavía es memorable la marcha a gran velocidad de reversa, del chofer Pata de Buey.

● Siguió luego una tensa calma y luego los vecinos abrieron sus puertas con precaución y luego se escuchó alguien que gritó ¡¡mataron a Fello!! A los pocos minutos frente a mi casa (No. 22 de la Nuestra Señora del Rosario) pasó rápidamente el Jeep conducido por el Sargento de Bomberos Julio Díaz, en la parte trasera del vehículo yacía el cuerpo inerte de la víctima que todos vimos, acongojados. Nadie durmió esa noche.

● Además de Méndez recibieron heridas de bala, el Juez Pablo Féliz Peña en el tórax, Gonzalo Castillo (Macorís) en la región occipital, Ricardo Bello (Ciclón) en el pulgar derecho y en la mejilla impactó una esquirla al joven Santos Rocha. Otros que iban en el Jeep resultaron con golpes leves.

● Algunos militares de modo amenazante se acercaron con sus fusiles apuntando los pasajeros del Jeep. Al verlos acercarse Ricardo Bello-Ciclón, se colocó sobre la frente su mano con la herida que sangraba profusamente, paró la respiración y se hizo el muerto. Uno de los guardias lo topó y lo movió con el fusil y exclamó, éste está bien muerto, le dimos en la cabeza.

● Los militares, concluida su tenebrosa y criminal tarea, permanecieron amenazantes pocos minutos y luego se marcharon, momento que se aprovechó para colocar en el Jeep el cuerpo de Fello y los heridos. Ciclón prefirió no ir al hospital y recibió atención médica en su casa.

● En la casa de Dado Vidal se refugiaron varios integrantes de la caravana, entre ellos el Dr. Féliz Peña, el cual fue llevado al Hospital Jaime Mota con los demás heridos. Luego fue enviado por vía aérea hacia un centro médico de la capital, donde se determinó que no era necesario extraerle el proyectil.

● Minutos después del suceso el Jeep con el cuerpo y los heridos se detuvo frente a la casa de la familia de Gustavo Terrero confundiéndole con la de Doña Moma, la madre de Fello, donde éste residía, pues eran casas contiguas. Ahí pone en conocimiento la situación y continúan rumbo hacia el hospital Jaime Mota, donde Macorís recibe las primeras atenciones. Al día siguiente sus familiares lo trasladan a la Clínica del Dr. Forchue, donde permaneció unos tres días. El Joven Santo Rocha fue curado y despachado esa misma noche.

● La noticia corrió por toda la ciudad, la cual se recogió con mayor fuerza que la existente cuando estaba vigente el Toque de Queda. Sin embargo, familiares y amigos de Fello, se apersonaron a su hogar, cuando se supo que ya habían traído el cuerpo que ya había sido limpiado y colocado un vendaje sobre su cabeza.

● En la mañana del 19 de Enero una Barahona acongojada y triste acudió en masa al velatorio que se efectuaba en la casa de su desventurada madre, quien estaba acompañada de sus hijos y familiares. Debido al prestigio y popularidad de que disfrutaba Fello, la calle Jaime Mota quedó bloqueada por la multitud de dolientes. En un momento determinado un camión con efectivos militares se detuvo frente al lugar y se produjo una estampida, que dejó varias personas contusas, lo cual aumentó tanto la tensión, como la indignación de la población.

● Por su lado el conocido médico Nélcido Michel -amante de la música- organizó un coro con un grupo de jóvenes, dentro de las cuales estaba Nidia Peláez, para que ellas ensayaran el himno religioso “Cerca de Tí Señor”, que más adelante fue interpretado en la ceremonia fúnebre en la iglesia católica.

● El cortejo fúnebre se dirigió al cementerio municipal y en la medida que avanzaba se incorporaban grupos de personas de la ciudad, pero también de comunidades vecinas. De Duvergé asistieron familiares y amigos, ya que la familia Méndez era oriunda en esa demarcación. De Tamayo arribó otro grupo ya que hermanos de Fello tuvieron negocios en ese poblado. También de Vicente Noble estuvieron presentes personas, puesto que el padre del fallecido tuvo sembradíos en dicho lugar. Una comitiva de Abogados Azuanos estuvo también presente, porque Fello ejerció su profesión en Azua y dejó una legión de amigos, que asistieron para darle un último adiós. El Dr. Fernando Ciccone pronunció uno de los varios panegíricos que se escucharon. Toño Batista recuerda como los Azuanos trajeron un poco de tierra Azuana y la arrojaron al ataúd.

● El ambiente estaba caldeado y la indignación crecía a medida que los oradores resaltaban las cualidades humanas y profesionales del funcionario asesinado. Para colmo, mientras la multitud estaba en el camposanto, militares de la base aérea estaban en los alrededores en actitud amenazante y a veces provocadora.

● Durante los días siguientes la gente clamaba por justicia ante el vil asesinato, lo que estimuló que las autoridades judiciales emprendieran las investigaciones correspondientes. El Dr. Máximo Deñó fue nombrado Procurador Fiscal en lugar de Fello Méndez y estuvo activo en las indagatorias. También realizó una buena investigación, el Dr. Milcíades Tejeda quien se despeñaba como Juez de Paz, pero que asumió el papel de Juez de Instrucción del caso, puesto que su titular del Dr. Pablo Féliz Peña estaba herido, además de ser parte involucrada en el caso. Un Abogado Mocano, esposo de Haydée Méndez, con vínculos con el Procurador General de la República, Antonio García Vásquez, también hizo grandes esfuerzos para que los culpables de este abominable crimen, pagaran su culpa. El informe mensual del entonces Gobernador provincial, Dr. Tomás Alcibíades Espinosa, describía dramáticamente el horrendo crimen-

● Se realizaron numerosos interrogatorios a participantes en la caravana, a testigos oculares y al parecer a algunos de los efectivos militares actuantes en la tragedia. En el caso de los ciudadanos en consenso era unánime en acusar el Coronel Beauchams Javier, como el responsable directo de la agresión que culminó con la muerte del Procurador Fiscal de Barahona. Varios juristas locales de manera individual y otros agrupados en la Asociación Dominicana de Abogados-ADOMA, filial Barahona, reclamaron de manera sistemática que se llevaran al banquillo de los acusados a los culpables, de este clamor se hizo eco la prensa.

● Dentro de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional existía un cuantioso número de efectivos vinculados a crímenes y torturas en las cárceles secretas de Trujillo como La 40 y el Kilómetro 9 de la Carretera Mella. También hay que incluir los abusos realizados por los uniformados en todo el país, contra la población desde el 30 de Mayo de 1961, hasta la noche del 18 de enero de 1962. Fueron muchas las publicaciones, denuncias y sometimientos que se realizaron a partir del nuevo escenario político que recién se iniciaba.

● En favor de los criminales estaba la situación geopolítica del Caribe, en la cual evitar “otra Cuba” se convirtió en un evangelio para el gobierno norteamericano, el cual estaba interesado en la supuesta unidad de las Fuerzas Armadas dominicanas, como garantía de la democracia. Esta política yanqui sirvió para encubrir y archivar los crímenes en que se vieron involucrados sádicos sicarios encubierto bajo un uniforme.

● Desafortunadamente todos los esfuerzos reclamando justicia fueron en vano, puesto que el Consejo de Estado que asumió el poder, se encontró envuelto en una complicada agenda con grandes urgencias en el plano económico, político y social. Los casos judiciales contra testaferros y criminales del régimen trujillista, se contaban por miles. En adición, hay que considerar también que los Miembros del gobierno eran en su mayoría conservadores, de centro-derecha que en poco tiempo comenzaron a tener diferencias con los sectores liberales del país, que a la postre se tradujeron en persecuciones, apresamientos y deportaciones. También algunos de los Consejeros tenían sus propias ambiciones políticas y ya tenían la mirada puesta en las elecciones del 20 de diciembre de 1962.

● Todo lo anterior explica porqué ni los que militares que masacraron los manifestantes del Parque Independencia, ni los que mataron a Fello Méndez, nunca fueron encausados.

Colofón

1- Para la redacción de estas notas, entrevisté a Domingo Zafra, Egna Lembert, Gonzalo Castillo, Santo Rocha, Eduardo Vidal Matos, Gustavo Terrero, Matilde Zafra, Ángel Luis Patnella, Miguelito Cury, Nidia Peláez, Dr. Tomás Alcibíades Espinosa, Berenice Bello, Héctor Lebreault, Berto Batista, David Vidal Matos, Ricardo Bello Nolasco, Manuel González, Toño Batista, Bartolo Matos, Toribio Méndez, Sonia Lebreault, Ricardo Bello Batista, Tico Báez y el Bombero Rafael Castro Ruiz (Pupo), entre otros. Sin embargo, los errores de forma y fondo, son de mi entera responsabilidad.

2- El Dr. Fello Méndez tenía apenas 29 años cuando cayó mortalmente acribillado. Tuvo una vida intensa. En su juventud fue un activo deportista, que entre otras disciplinas participaba en un equipo de Baloncesto. De alegre comportamiento y muy respetuoso con los demás. Excelente estudiante dentro y fuera del país. Luego brillante profesional. A pesar de su juventud era valorado y respetado como Fiscal de Barahona. Cuando la patria reclamó su concurso, fiel a sus principios de justicia, no vaciló un segundo y dio un paso al frente, que le significó un salto a la inmortalidad.

Hay muchas historias sobre la vida y pasión de Fello Méndez. ¡¡Ésta fue solo una de ellas!!
VGP-18 de Enero 2019

Please follow and like us:
error

Deja un comentario