Atalaya Suroestana: La duvergense Rubersinda Heredia, pidió socorro y justicia durante la primera ocupación militar norteamericana de nuestro país

 

Por el Dr. Rafael Leonidas Pérez y Pérez.

Rubersinda Heredia, prácticamente es un ser desconocido en la historia municipal de Duvergé.

Pero está en su historia y en la historia dominicana en sentido general.

Desde Duvergé, el 11 de agosto de 1920, Rubersinda Heredia figura firmando la siguiente comunicación que en legajo existe en el Archivo General de la Nación (AGN) en Santo Domingo, D.N.:

“Como a las 10 de la noche del día 9 vino el Comisario de la Policía y dos gdias (sic, abrevió guardias, rlpp) y estando yo acostada en mi casa, me llamaron para que viniera con ellos al cuartel de la Guardia donde debía cumplir 25 días de carcel (sic).

La Guardia de esta Común se encuentra en un cuarto de una casa del comerciante de esta, Juan Herrera del cual una sola habitación que escasamente pueden tender sus cuatros (sic) hamacas; por tal motivo y por no estar conforme con dos sentencias tan arbitrarias como el de sentenciarme sin haber cometido falta alguna y otra de designarme el lugar de carcel (sic) un cuartel de guardia, me opuse á (sic) ír (sic) y en mi desesperación recurro urgentemente pidiendole (sic) socorro y justicia sobre esa inominia (sic, es ignominia, rlpp) que se me quiere hacer por el Oficial of (sic) de Sanidad de Duvergé, esperando que como ser (sic) magistrado de Santo Domingo, me hará con la urgencia debida Justicia.

Muy Respetuosamente de Ud.

Rubersinda Heredia”

El 17 de agosto de 1920, como primer endoso, mediante oficio 2319-20 L-RSK, desde su oficina en la ciudad de Santo Domingo, el Gobernador Militar Interino de Santo Domingo, F. H. LAKE, refiere al Departamento de Sanidad y Beneficencia, la comunicación de esa duvergense, con el asunto de: Denuncia de Rubersinda Heredia contra el Oficial Sanitario.

La Secretaría de Estado de Sanidad y Beneficencia, desde la misma ciudad de Santo Domingo, el 21 de agosto de 1920, en un segundo endoso, mediante oficio, devuelve al Gobernador Militar de Santo Domingo, en Palacio en la ciudad referida, el expediente con el indicado asunto, expresando que: “este departamento ha tomado la acción necesaria.” Firmó el Teniente (M.C.) U.S. Navy, R. H. Collins, en cargo de la Secretaría de Sanidad y Beneficencia, por el Gobierno Militar.

Rubersinda Heredia, con su acción, pasó a la historia.

Nota: Exceptuando la comunicación de Rubersinda Heredia, quien esto escribe tradujo del inglés al español todo lo necesario.

Anexamos una foto tomada por nuestra iniciativa el 19 de agosto de 2019 por el amigo Cristian Vólquez, de la verja que actualmente en Duvergé (calle Duarte con la Juan Herrera, antigua Benito Monción esta última), protege el solar donde estuvo la casa o Cuartel de la Guardia durante la primera ocupación militar norteamericana de nuestro país, y que luego llegó a funcionar ahí el liceo secundario Enriquillo donde el suscrito estudió en parte su bachillerato en Ciencias Físicas y Naturales.

Gracias Cristian Vólquez por la foto, y también al amigo ingeniero Carlos Diloné por facilitarnos copia del legajo referido y que está en el AGN.

La imagen puede contener: cielo, nubes, árbol, exterior y naturaleza

Sobre el autor de la publicación

vinylcuttingmachineguide.com