Carta abierta a mis hermanos bateyeros

Spread the love

Por: Juan Matos

Como saben, a juicio de tantos soy necio, tenaz, soñador… Eso poco importa. He aquí que me tomo la libertad de convocarles ―tal y como lo hice en enero con la Propuesta del Programa de Conmemoración del Centenario del Batey Central― para que tengan a bien prestar su colaboración en términos de sus memorias y tiempo disponible; para que juntos elaboremos el Periódico del Centenario del Batey Central.

Esta vez, con un borrón y cuenta nueva, sin mirar atrás, les pido que nos unamos y hagamos lo que sabemos debe hacerse. Ya por respeto a la memoria histórica de nuestro amado lar; ya por respeto a la memoria de nuestros ancestros; ya por convicción de identidad; ya porque sentimos lo que sentimos individual o colectivamente…

Esta vez, sin comité y sin protocolo, en calidad de bateyeros les pido que hagamos este Periódico del Centenario del Batey Central con el objetivo de documentar, testificar y dejar a las futuras generaciones, una visión de lo que ha sido el Batey Central como comunidad en el devenir de su existencia, partiendo de la materia prima: la gente. Es decir, nuestra gente.

Los que conocen mi trayectoria saben que no se trata de mí; lo he escrito:

“de modo que no sé, ni soy

sino lo que tú eres y sabes;

porque no soy si no eres

y no hay yo sin nosotros”                                   

(Del poema: “De mi forma de amar”; en mi primer libro Amor de noche y mar Pg. 59)

De manera concreta les pido seamos un nosotros y como tales nos comprometamos a:

  1. investigar y presentar por escrito lo que tengan a bien aceptar como colaboración para este proyecto;
  2. cumplir con dicho compromiso para el 30 de agosto de este año en curso;
  3. mantener constante comunicación (a través de correo electrónico y/o por vía telefónica) con todos los convocados.
  4. participar en la revisión de todo el material compartido en un marco de respeto hacia los hermanos convocados.
  5. velar decididamente para que este Periódico del Centenario del Batey Central sea un testimonio de nuestra identidad y
  6. que sea publicado en este año 2017 como fruto de un esfuerzo comunitario en la que, de ninguna manera, ningún organismo oficial tenga participación, a fin de que no haya ningún tipo de conexión política con bando alguno. Escrito está: “el que acepta un favor, vende parte de su libertad” (François VI, Duc de La Rochefoucauld).

Siguiendo el criterio presentado en la propuesta de enero, tengo a bien proponerles las siguientes áreas a cubrir.

  1. Breve historia de la fundación del Ingenio Barahona. Trabajo ya escrito por el hermano Carlos -Dante- Diloné. El cual está muy bien documentado.
  • Breve historia del movimiento sindical en el Ingenio Barahona; los sindicalistas, en sus distintas épocas. Se pide la colaboración de José de la Cruz (a través de Dalmacio e Iván); asimismo de Rafael -Fellito- Mendoza (con una semblanza de Romelí, un ícono del movimiento laboral). Por supuesto, queda de todos los convocados incluir nombres que a mí se me escapan.
  • La identidad bateyera -de los criollos y cocolos en el Batey Central; ensayo del Maestro Jacobo Walters.
  • De la educación y los educadores en el Batey Central; una descripción de las escuelas y sus educadores; por generaciones.  En este renglón, reitero lo propuesto en enero:

Primera generación: entrevistar a las antiguas familias tales como Wellington, James, Wilson, Henderson, Catheline, etc. -Se le pide a Max Wilson, Alberto White, Jacobo y David Walters; Ramón y Felipa Henderson su colaboración en este renglón.

Segunda generación: entrevistar a las antiguas familias sobre los educadores de la Escuela Anaíma Tejeda; Para cubrir esta generación sepide la colaboración de la Profesora Victoria Quant; los hermanos Walters, Frank Disla; y Jorge Nin.

Tercera generación: cubre a las Maestras de la escuela Anaíma Tejeda de la época: Ramona Rubio, Epifania Cuevas de Matos, Gloria Terrero, Valentina Borrough, Enma, Josefa, Álvida Santana, Maruca Tavares; Reyna Patricia Carrasco; Lilliam Carbonell; etc.

A esa tercera generación pertenecen también: Maestro Arcadio Encarnación, a la Maestra Socorro Caminero, a los Maestros Roque Rosó (lo escribo fonéticamente) y Cayetano Saintville. También recuerdo a la Maestra Santa (Santica). Asimismo a la Maestra Tatica Martínez-Molina; la Maestra Canín (para entonces enseñaba en Bahoruco); en fin; una descripción de los educadores de esa generación.

Se pide a Alejandro Benjamín, Angel Thomas Kelly, Adelaida Oreste, Manuel Emilio Segura, Juan Matos, Miguel Enrique Molina; Ramón Velasco; Javier Molina; Sol Margara Vásquez; Antonio y Braudilio Cabrera; en fin, a los hermanos de esa generación presentar las semblanzas y/o memorias.

Cuarta generación: época de las Maestras Isabel Corbet, Doris Francia Cuevas, Lin; etc. Se le pide a Iván de la Cruz, a los hermanos Carlos e Unice Diloné; a los hermanos Mirna y Sócrates y a Cristian Javier (Mariano) presentar las semblanzas y/o memorias de las educadoras de esta 4ta generación.

Quinta generación (la generación contemporánea). Se le pide a Joel Herasme Melo y los chicos de hoy presentar semblanza y/o memoria de la escuela actual; incluyendo el Liceo. Admito desconocer la historia del Liceo Secundario “José A. Robert” en el Batey.

  • De los deportistas del Batey Central. Obviamente, hay que presentar a los peloteros del Batey por generaciones. Propongo designar a Frank Disla, Leo Guilliard, Jorge Nin, Picho Padilla y a Gustavo Philips como encargados de hacer las descripciones y/o narraciones atendiendo a un orden generacional:

Primera generación de peloteros: Los James; Los Martínez; Ricardo Joseph; Chito Molina, etc; esa generación. Se les pide indagar sobre los jugadores de Los Blocks y Las Salinas que también jugaban para esa época.

Segunda generación de peloteros: Teodoro Martínez,Cardín; Julio Edwards; Los Nin, Frank Disla; etc. Por igual. Tal parece que no ha de ser difícil puesto que una gran parte aún están disponibles.

Tercera generación de peloteros: EquipoColmado Julia; El Team de Ghan (perdón si lo he escrito mal). Tengo entendido que Leonardo Guilliard era el anotador oficial. Pienso que no ha de ser difícil dar con esta tercera generación.

Cuarta generación: Admito que estoy algo confundido; por favor, Frank Disla, Picho, Fausto, Macho; tengan a bien hacer esa clasificación. En esta 4ta incluyo al Team de Chito: Tipiquillo, Radhames Mills, Manuel Canilla, etc.

5ta Generación: de Corporino en adelante. Yo ya estaba en el exilio. Sé que mi hijo mayor, Juanchy jugó bajo la tulela de Corporino.

Propongo a Frank Disla que junto a los hermanos Picho, July, Fausto, Gustavo; etc hagan ellos la clasificación por generaciones. Si fuese posible, iniciar un álbum de fotografías.

Les reitero, bienamados hermanos, que es importante hacer un esfuerzo mayor en el sentido de dejar memoria en vídeos de esos encuentros de ustedes y de las entrevistas que vayan a realizar.

Una buena medida preventiva es escribir las preguntas antes de las entrevistas. Eso nos ayudará a enfocarnos en el objetivo principal. Y puesto que es mucha la información, conviene ser concretos. Tal vez todo esto motive a la escritura de libros por disciplinas… nunca se sabe. La historia, se escribe a retazos de memorias.

El Softball del Batey merece ser incluido paralelamente al baseball. Debemos recordar que los campeonatos de softball eran una tradición muy respaldada incluyendo el Softball Femenino. Esa parte debe ser cubierta. Las hermanas Pérez y demás chicas deben colaborar con estas memorias.

            El Atletismo: mi memoria registra los juegos nacionales estudiantiles del 1968 ó 1969 cuando el equipo de Barahona de 4 x 100 ganó medalla de oro. Macho Thomas Kelly formó parte de ese equipo. Carl David Walters ganó medalla en los 800 y 1500 metros. Luego vendrían los logros de Donato Vásquez (Donín). Ruddy Montás fue dos veces Subcampeón Nacional Juvenil en salto de garrocha. Fernando Tamburini, Miguel y Tony García tuvieron éxitos en los campeonatos nacionales juveniles. En fin, hay una historia en todo esto. Pido a David Walters, a Donín, A Macho Thomas, a Fernando Tamburini y demás, colaborar con estas memorias. Indagar fechas, compartir fotos, etc.

            El Voleiball: he escuchado que Alfredo Patnella y otros jugadores jugaban en una chancha que había en la 5ta, frente a la casa de la Prof. Victoria Quant. Ví a Linn Rodríguez jugar y sé que fue miembro de la Selección Nacional. En mi generación Enrique José Molina (Enriquito) sobresalió como destacado jugador de la Selección Nacional y otros equipos en el Distrito Nacional. Rubén Thomas Kelly, Javier Molina e Israel Vásquez integraron el Equipo de Barahona que ganó medalla de plata en los Nacionales Juveniles del 1974… En fin, hay historia por contar. Se pide a estos deportistas que compartan por escrito y/o con fotos esas memorias. ¡Ah! Recuerdo que en las ramas masculinas y femeninas hubo equipos muy buenos y se jugaba en la cancha que estaba cerca del Country Club. Se le pide a Miguel Molina, a Ana Sol Vásquez, a Nilka Ducos, a los jugadores de esa generación, compartir esas memorias por escrito y/o por fotos.

            El futbol: recuerdo a Isabié haciendo magia con la pelota entre sus piés. Recuerdo que John Elliot Walters; Rolando -Rana- Reyes, Julio Muemén, Olá y otros tantos chicos bateyeros jugaban maravillosamente bien y participaron en los juegos Nacionales Estudiantiles del 1969. A mí me intimidaba el hermano mayor de Fernando Ruiz y de Ana Prudencia porque era un fuertón. Sé que Sócrates Díaz tiene mucho que escribir, por las generaciones del futbol bateyero.

            El Ajedrez: como ustedes saben, esa fue mi disciplina. Junto a Leonardo -Nandito- de la Cruz, Jorge David Abréu, Dalmacio de la Cruz, José Abréu, Tomás Amaury Michel y Nelson Tamburini, hicimos nuestra historia a través del Club de Ajedrez Ing. Luis Belliard. Hemos de encargarnos de esa historia.

            El tennis: en uno de mis viajes -y ya construido el complejo deportivo con motivo de los juegos nacionales- vi jugar a una talentosa chica de los Noboa que para entonces fue Campeona Nacional en su categoría. Tamara o Juan Luis deben contar esa historia.

            El baloncesto: confieso desconocer la historia del baloncesto en el Batey. Aspiro a que el hermano Joel Herasme Melo se encague de esa parte, desde sus orígenes.

            El karate: desde los tiempos de Chichisito Pérez y Juan Montás hasta José Confidente hay una historia que contar. Admito no saber sobre el karate (alguna vez hubo una escuela y practicaban en el Country Club). Anhelo que el hermano José Confidente escriba esas memorias del Karate en el Batey.

            El boxeo: sabemos que eso es terreno de Azabache y de la familia De la Cruz. Adelante, Dalmacio. Hay una historia que contar.

            La Gimnasia: puesto que estamos estrenando un Campeón Mundial con este talentoso joven Audrys Nin, hay que escribir sobre los gimnastas del Batey. Una vez más dejo en manos de Joe Herasme Melo esas memorias, desde sus inicios.

Pido, igualmente, que si hay alguna disciplina que se me haya escapado, favor la incluyan y sugieran quiénes han de cubrir esas memorias.

  • De los médicos, enfermeras y los hospitales del Batey

Desde los tiempos de la legendaria comadrona Doña Airí, de quienes los chicos decíamos que sabía más que los doctores; hasta las manos de la legendaria Doctora Lagares (al día de hoy desconozco su nombre) y el Dr. Peláez, el analista de laboratorio Nilvio; hasta cuando los “muchachos” Macho Thomas, Gilbertico Pérez, Héctor Tamburini; Adelaida Oreste, se graduaran como doctores; hay un largo trecho. Quiero apelar a Macho Thomas Kelly y a la hermana Adelaida Oreste que, por favor, hagan la investigación y escriban sobre los doctores, enfermeras y hospitales del Batey.

  • De la Hermandad de Estudiantes Bateyeros

Como escribí en mi libro “Del milagro de la espera”; la Hermandad de Estudiantes Bateyeros significó para mí, la toma de conciencia social. Sé que para muchos de mi generación significó un antes y un después, en nuestra vida social y en nuestra formación académica e intelectual. Anhelo que los hermanos Frank Disla, Manuel Emilio Segura y Rafael -Fellito- Mendoza se reúnan y primero, grabaran en audio ese conversatorio (si es posible convoquen a los otros, pero sin mucho “round de estudio”) y escriban esas memorias. He de molestarles hasta la saciedad, pero NO se puede escribir la historia  del Batey sin ese capítulo de la Hermandad de Estudiantes Bateyeros. Fue -y es- determinante en la vida del Batey y en la identidad de una generación.

  • De José Mesón, los antitrujillistas bateyeros y los combatientes constitucionalistas.

Porque el olvido es la más terrible de las muertes, nos corresponde a nosotros rescatar los nombres de aquéllos que supieron estar al lado de la justicia social y la libertad.  Desconozco si los “oficiales electos” alguna vez hicieron algún acto público reconociendo a esos hombres y mujeres. Independientemente de eso, pienso que a este grupo de bateyeros pensantes no se nos debe escapar la oportunidad para honrarlos en las páginas de la historia del Batey. También hubo calieses. El Batey fue (al menos en mi generación) convertido en un santuario para los Jefes de Policía y del DNI con sus secuaces. Nosotros vivimos la presencia intimidatoria de esos esbirros. ¡No olvidemos! Anhelo que Ramón Henderson, Alejandro Benjamín y Max Wilson se encarguen de la historia de José Mesón; pido a Ernesto Peña a Miriam Rodríguez y a Iván de la Cruz, indagar sobre los combatientes constitucionalistas bateyeros y escribir esas páginas.

  1. De los íconos bateyeros -nuestros personajes-

¿Acaso se puede escribir la historia del Batey sin mencionar a Cologüi, a Yegarito, Miana

Billy (el pintoresco pelotero de Los Blocks), Rebeca, la gacela negra que debió ser Campeona Mundial de Atletismo; Degá, Alsinó, Tansú, Morales el pescador y un largo etcétera? Ellos también son rostros de nuestros espejos. Creo que entre todos, podemos escribir esas estampas. Desde luego, hay estampas por cada generación. Debemos rescatarlas. Adelante, Salvador Vargas, David Walters, Fausto Brito, Frank Disla, Jacobito Walters; Macho Thomas, Jando… Dalmacio…

  • De los cantantes y músicos del Batey… del gagá y de los palos

Como ven, todavía hay mucho, pero mucho que escribir. Desde el tantán de Titón; a la tropeta o clarinete de Don Jacobo Walters; al saxofón de Pirulo y al pentagrama de hoy, hay una estela musical que, a través de las generaciones, sigue pincelando nuestros oídos. Precisamente en esta semana, acabo de escribir “Mema, mabí -canción al ritmo del balsié” evocando los palos bien bailaos’ de Doña Crucita. De modo que toca a Benito Vilma escribir estas páginas. Por supuesto, necesitará de la colaboración nuestra. Son cinco generaciones que, de un modo u otro, bailaron los ritmos que más se escucharon en el Batey. Iván de la Cruz, tienes mucho que investigar y contar. Recuerdo que Elba María Martínez ganó el Primer Lugar del Festival de la Voz que organizaba el Maestro Rafael Solano; también (al siguiente año) Ruddy Montás pasó a las finales y creo que se alzó con el Tercer Lugar. Se me escapan merengueros populares.

  • De la gastronomía bateyera…

Nuestras madres aguaraparon nuestros paladares con suculentos platos. Pongamos sobre la mesa de la memoria y deleitémonos otra vez con los domplines, las yaniquecas, las frituras, los panes de batata, todo lo que pregonaban nuestras madres plurales. El pan oloroso de la panadería… Los quipes y pastelitos de Doña Soledad, los biscochos de la mamá de Juan Luis Noboa, los helados de la Tía Vinda… Las arepas con chocolate que nos hacía Doña Ana en la escuela; en fin, todo el caldero histórico con los que nos hartábamos. Martha Walters, Ana Sol y Sol Margara; Ramón Velasco -Cabeza- Leo Guilliard…

  • De la evangelización y las iglesias en el Batey

Además de la historia de la Iglesia del Perpetuo Socorro (que bien puede contarla o narrarla Jacobito, Nito y sus hermanos mayores (Los Pérez); existe otra historia de evangelismo desde la abuela de Jando hasta la contemporaneidad, hay un testimonio de fe por parte de la comunicad bateyera que debe ser incluida en este Periódico del Centenario del Batey Central.

De modo que los evangelistas, Jando, Antonio Bayast Tomas.

  •  De los artistas plásticos y escritores del Batey…

Recuerdo que admiraba mucho los dibujos de Papito Joseph y Dioren Sánchez, entre otros estudiantes de la escuela. No sé si tuvimos escuelas de arte o si luego, en otra parte, alguno de nuestros bateyeros descolló como lo hizo nuestro Fernando Tamburini, quien siempre ha dado muestras de ser fiel a sus raíces bateyeras. Recuerdo que en Manhattan expuso unas obras y el título de una de ellas se llamaba “Yobagón”. Pienso que Fermando Tamburini debe colaborar con esa investigación y escritura sobre las artes plásticas en el Batey. Respecto a los escritores, recuerdo que el hermano mayor de Nito, escribía unos poemas amatorios que a mí me gustaban mucho; él los leía en un programa de Radio Barahona que creo se titulaba “Mi vida escrita” o algo así. Lo cierto es que me influenció mucho. Mi hermano Toñito me hizo un radio galena y a escondidas de los viejos (porque era muy tarde, 10:00PM) escuchaba ese programa. Solía decirme: “cuando yo sea grande voy a hacer eso”. Nunca supe si ese poeta publicó sus escritos. Con el tiempo supe de Rafael Nino Feliz, poeta sólido y pienso que ha sido el primero de nosotros en publicar; luego me bauticé (oficialmente) en 1996 auque desde los tiempos de la Hermandad de Estudiantes Bateyeros ya tenía par de poemarios. Felizmente, tenemos a un portento, el genial Leonardo Nin. Sé que hay otros chicos -como Joel Herasme Melo- que ojalá y tengan tiempo de cultivar ese talento que Dios le ha dado. De modos que nos toca a nosotros investigar y sacar a la luz a nuestros autores.

n ) Del crecimiento urbanístico del Batey a través de su historia.

            ¿Cuánto ha cambiado el Batey desde sus inicios al día de hoy? Es necesario presentar la secucia del crecimiento urbanístico del Batey. Obviamente ha de estar documentada y -de ser posible- presentada con fotografías o vídeos. Anhelo ver estas memorias escritas por el hermano David Pérez, o bien un trío: David, Dante y Pipilo. Ojalá y fruto de su investigación puedan presentarse unos afiches fechados con las fotos de los nuevos barrios, conforme a sus respectivas fechas.

  • De la diáspora bateyera…testimonio y memoria

¿Dónde estamos? ¿Cuándo empezó la diáspora? ¿Causas de la diáspora? ¿Qué hemos hecho como diáspora? ¿Cómo nos ven y/o nos sienten los hermanos que se quedaron? ¿Hemos, tenido algún impacto? Reflexiones. Este es un llamado a los hermanos bateyeros de la diáspora a compartir nuestras reflexiones, siempre desde una óptica respetuosa. Puesto que hay mucha diversidad, hemos de entrevistar a las familias por generaciones.

A modo de colofón:

Bien mis amados hermanos bateyeros de acá y de allá. Por el momento es la propuesta para el Periódico del Centenario del Batey Central. Les ruego, rogar es la palabra, que nos propongamos a cumplir con nuestro deber.  En todo caso es una propuesta. Pienso convocarles personalmente y estoy abierto a sus recomendaciones. Para que ganar tiempo, estoy clasificando los temas y enviándoles unas páginas-formularios de organización. Por favor imprímanla e inicien sus comentarios a través del correo electrónico que he creado. Sé que podemos. Sugiero que no nos dejemos distraer por las polémicas que los polemistas han de levantar. El propósito es claro: rescatar la memoria y la identidad bateyera sin que para ello tengamos que entrar en contiendas públicas. Por eso me tomo la libertad de convocar a un equipo de redacción que (si se compromete) ha de trabajar fuerte para lograr el objetivo: tener todo listo para final de agosto e iniciar la diagramación del periódico en septiembre, para publicar el Periódico del Centenario del Batey Central entre octubre y noviembre.

Esperando su respuesta positiva, queda de ustedes y suyos,

Juan Matos -Juancito-

Post data:

favor de completar el formulario anexo y remitirlo a:

periodico100bateycentral@gmail.com

vinylcuttingmachineguide.com