Tormenta Laura y mi recuerdo del huracán Flora en Duvergé


Por el Dr. Rafael Leonidas Pérez y Pérez.

A poco de pasar por la República Dominicana el huracán Flora, yo niño, sirviendo de compañía a mi padre, desde la cuesta por la margen derecha o este, vi bajando el río Las Damas casi a la altura de la calle que va al parque central, por «la cuesta de Motón», en la ciudad de Duvergé del municipio homónimo, provincia Independencia.

Me dio miedo esa escena.

Arroyo Las Cuevas de 17 kilómetros de largo y Arroyo Seco de 5 kilómetros, desaguan en el río Las Damas por la sierra de Bahoruco.

La Cañada La Surza (así con «S», no con «Z» porque la palabra viene de la francesa Source que quiere decir fuente, sinónima de manantial) de 6 kilómetros desemboca en la Cañada Honda y esta Cañada Honda y Cañada Yerba del Rejanal le caen al Río Las Damas y la Cañada Ojo de Agua desemboca en el Arroyo Las Cuevas y como dijimos este Arroyo lo hace a su vez en el Río Las Damas. También la Cañada Mal Paso de 7 1/2 kilómetros desagua en el río Las Damas.

Para que se sepa el curso del agua por lo que nos ocupó el 22 y aún ayer y quizá hoy, a raíz de la tormenta Laura.

Las cañadas con lluvia se llenan de agua y esta corre como río o arroyo.

Debe hacerse un censo de los moradores del sector ribereño al río Las Damas, para que a cada familia el Gobierno la dote de vivienda en un barrio construido para tal fin, que podría ser en la parte Este de la ciudad de Duvergé, más arriba del Palmar, o en cualquier otro lugar seguro donde se consiga terreno para ese fin.

Propongo como munícipe e independenciano, esa preocupación mía, al Cabildo local, a la Gobernación Civil Provincial o a cualquier otra autoridad también competente, que la acoja.

Un día, quizá no lejano, por la vulnerabilidad existente en ese sector, podría ocurrir allí una catástrofe profundamente lamentable.

Repito, a poco de pasar por la República Dominicana el huracán Flora, yo niño, sirviendo de compañía a mi padre, desde la cuesta por la margen derecha o este, vi bajando el río Las Damas casi a la altura de la calle que va al parque central, por «la cuesta de Motón», en la ciudad de Duvergé, del municipio homónimo, provincia Independencia.

La corriente del río era terrible.

El cauce era enorme. Alto y ancho.

El huracán Flora afectó al país el 3 de octubre de 1963.

El Cabildo tiene la facultad de hacerlo independientemente de todo.

De solicitarlo al Presidente de la República. Es el Gobierno Municipal.
La Gobernación Civil Provincial por igual.

La Fundación Sociedad Cultural Los Buenos Amigos, de Barahona, tiene para el próximo domingo, 30 de agosto, la conferencia virtual “Problemática y Rescate del Río Birán.

Hay que copiar siempre lo bueno. Un ejemplo aquí. ¿Por qué no hacer lo mismo con nuestro río Las Damas, la principal arteria nutricia de Duvergé?

Mi amigo-hermano Cristian Volquez, me expresó desde Duvergé, hoy 24 de agosto; lo siguiente:

«Desde anoche estábamos dándole seguimiento a la imagen que le envié ayer; esa si es de Puerto Escondido, pero no representaba peligro para Duvergé, después nos llegó el video que le envío a continuación…»

Y prosiguió Cristian Vólquez:

«Según nos explicaron, ese arroyo se distribuye por varios lugares antes de llegar al río Las Damas y después que llega, es controlado por EGEHID en el embalse y cuando va sobrepasando los límites preestablecidos, van abriendo las compuertas de forma gradual hacia el cauce natural del río.

El arroyo que hace daño, no llega al río por La Neverita, sino, a través de las montañas y llega del lado abajo de la Hidroeléctrica, que después es completado con el que va llegando por el cauce natural.»

Así que «guerra avisada no mata soldado», indica este refrán popular. ¡Adelante pues! ¡Alea jacta est!

(Imagen: El arroyo referido por Cristian Vólquez, edil de Duvergé, en foto de ayer 23).


vinylcuttingmachineguide.com