“Trujillo es un ladrón”

Por el Dr. Rafael Leonidas Pérez y Pérez

(Frase que apareció en el edificio del Partido Dominicano en Duvergé y que fue gran noticia durante la llamada Era de Trujillo)

En el año 1956, en la parte externa del local del Partido Dominicano en Duvergé, apareció escrita la frase “Trujillo es un ladrón”. Eso causó revuelo en todo el pueblo, más que se sabía del chivateo y de que existía producto de este, el más tarde nombrado “Complejo del gancho” por el psiquiatra Antonio Zaglul.

La vio al azar Sandino, el mensajero de la Junta Municipal de ese partido del nombrado Jefe.

Inmediatamente, nervioso por tamaña canana, el presidente de la mencionada Junta Municipal del Partido Dominicano, Osvaldo Napoleón Romero Suazo (Manito), luego de inspección donde se vio que aparte de la referida frase, se podían leer otros escritos que decían “Elio Pérez”, “Calín es un bacá”, palabra obscena, etc.; instruyó al secretario Rafael Antonio Pérez y Pérez (Rafael Fino), para que mecanografiara un texto para un telegrama a su superior, Francisco -Panchito- Prats Ramírez, presidente de la Junta Central del Partido Dominicano en la capital.

Fue preguntado el secretario Rafael Fino, varias veces por el presidente local, Manito; por si sabía de quién escribió esa frase atrevida (y ofensiva para la figura del Generalísimo, considerado esto por trujillistas).

Acordonó, desde que fue enterado, el teniente, oficial comandante del Destacamento del Ejército Nacional de allí; el edificio y fue limitado el acceso al mismo.

A investigar el caso acudieron prontamente a Duvergé, el Gobernador Civil de la provincia Independencia, un Inspector de la Secretaría de Estado de Interior y Policía, el Procurador General de la Corte de Apelación de San Cristóbal ya que Duvergé estaba bajo su jurisdicción, de la Procuraduría General de la República, un Inspector del propio Partido Dominicano de Santo Domingo, el Coronel Almánzar, E.N., quien desde Pedernales se trasladó a Duvergé e interrogó al secretario Rafael Fino, mandándolo a buscar en más de una ocasión, desde la Fortaleza del Ejército Nacional (E.N.), como también cuestionó a los demás empleados de la Junta Municipal de ese partido.

Elio A. Pérez y Pérez, que ya se tenía sospecha de que no estaba comulgando con el régimen, no se quedó sin ser interrogado.

Esto se diluyó con el tiempo al no dar los investigadores con el autor o los autores de esa frase tan comprometedora. O no quisieron dar…

De noche, en ese edificio del Partido Dominicano en Duvergé, funcionaba a la sazón de la frase, una escuela para la educación de adultos. Allí, como estudiantes, aprendían agricultores…

Esto fue tremendo reperpero de días…

Fuente: Testimonio de Rafael Antonio Pérez y Pérez -Rafael Fino-, dado al suscrito el 27 de octubre de 2020).

(Imagen: Edificio del otrora Partido Dominicano en Duvergé. Funciona actualmente allí, la Supervisoría P.N.).

Sobre el autor de la publicación

vinylcuttingmachineguide.com