El Comité Político del PLD. Atrapado entre las redes del descontento y la reprimenda de su líder.

  Por: José A. Mateo Gil.

 La resaca que deja la pérdida del poder, provoca en la cúpula de la dirigencia del PLD una especie de letargo, luego de haber gobernado al país por un período de 20 años. El impacto de este duro golpe, ha nublado los sentidos de los verdaderos responsables de tan terrible derrota en la pasada contienda electoral. El expresidente Danilo Medina, en un esfuerzo desesperado por recuperar la vigencia política perdida, se presenta ante la reunión del Comité Político de esa organización, inculpando a los colaboradores del anterior gobierno por la derrota sufrida. Es evidente que con esta iniciativa todo parece indicar que los pájaros les están tirando a las escopetas. Y el pueblo, cuya madurez y sabiduría política es inocultable, ha reaccionado ante las declaraciones del expresidente, tratando de explicar a sus funcionarios las razones por las cuales fueron sacados del poder.

Una canción extraída de un fragmento de una poesía del poeta español, Rafael Alberti, miembro de la generación del 27, fue grabada e interpretada magistralmente por Joan Manuel Serrat, en el año 1968. Titulada “SE EQUIVOCO LA PALOMA, SE EQUIVOCABA”, por ir al norte fue al sur, se equivocaba, creyó que el trigo era el agua, creyó que el mar era el cielo, y la noche, la mañana “. Esta hermosa y reveladora canción responde en todas sus partes los reclamos que el expresidente de la república Danilo Medina hizo a la militancia de su partido, respecto a las razones que dieron origen a la pérdida del poder del partido morado.

Cuando los políticos, en su afán por retener o alcanzar el poder, son capaces de ejecutar los planes más siniestros y macabros que sus mentes enfermizas son capaces de construir, generan efectos devastadores en el núcleo social donde se desenvuelven. En esa dinámica pierden la perspectiva, olvidando que la historia juzga a los hombres no como comienzan, sino como terminan.

El expresidente Medina, perdió una magnífica oportunidad para ser recordado por las buenas acciones en su paso por el poder en el primer período de gobierno e inicio del segundo. Sin embargo, los demonios que controlan su controversial personalidad, ganaron la batalla en momentos que debió poner su talento y experiencia política al servicio la colectividad. Pero no ocurrió así. Se equivocó el Presidente Medina:

•   Cuando intentó modificar la constitución para una segunda repostulación que le permitiera perpetuarse en el poder;

•   Cuando Contaminó su gobierno con el germen del nepotismo, permitiendo grandes escándalos de su entorno familiar; 

•   Cuando Permitió que la corrupción se diseminara en todos los estamentos de poder de su gobierno;

•  Cuando impuso un candidato a la presidencia de la república a fuerza del dinero del erario público;

*  Cuando sembró la semilla de la división del Partido de la Liberación Dominicana;

•   Cuando señaló a los miembros del Comité Político como responsables de su derrota.

•  SE EQUIVOCO, porque él fue el arquitecto de todo lo que aconteció.

Los trastornos evidentes de su atormentada personalidad, entre otros atributos que lo adornan, sin lugar a duda lo han conducido al paredón de la historia.  A estas alturas, buscar culpables para justificar la derrota de su partido es una tarea improductiva e infantil, porque ni con la linterna de Diógenes los encontrarás. Por una razón muy sencilla, él es el único responsable no sólo de la derrota su partido, sino por la destrucción de este cuando orquestó la fatídica salida del Dr. Leonel Fernández, antiguo presidente de ese partido fundado por el profesor Juan Bosch.

 A la luz de la última reunión del Comité Político, el futuro de esa organización es incierto, dependerá en gran medida de que promuevan una renovación profunda en la estructura organizacional del partido, dando paso a un nuevo liderazgo, que sepulte de una vez y para siempre el viejo modelo de gobernar. El pueblo se hartó de sus ejecutorias, la arrogancia de sus funcionarios despertó en la gente un sentimiento de repudio colectivo, que cercenó toda posibilidad de continuar gobernado.

Otra canción de autoría de Alfredo Gil, en el año 1957, interpretada por Hernando Avilés y el trio Los panchos, resume en uno de sus versos, el futuro político del Expresidente Medina. Esta canción dice así: ” Ya es muy tarde para remediar todo lo que ha pasado ….Ya es muy tarde si tratas de volver, resígnate a perder “.

 El país se avoca a la construcción de un nuevo liderazgo político, más incluyente y participativo. Donde todos los sectores de la vida nacional tengan igualdad de oportunidades, y la nueva generación de hombres y mujeres tomen el control, no solo de las actividades productivas para impulsar la economía del país, sino para garantizar el buen funcionamiento de las instituciones y los estamentos jurídicos existentes. La sociedad del siglo XXI merece una renovación integral del liderazgo político. Y todo parece indicar que estamos en el camino de lograrlo.

NOTA: LOS CONCEPTOS EMITIDOS SON DE LA EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD, DEL AUTOR.

Sobre el autor de la publicación

vinylcuttingmachineguide.com