El golpe de estado de 1963, y la ebullición política de la década de los años 60 que cambió el rumbo de la sociedad dominicana.

25 de septiembre del 2022.

Por José A. Mateo Gil.

La invasión de Constanza, Maimón y Estero Hondo en el año 1959, cuyo propósito era derrocar al dictador Rafael Leónidas Trujillo, que había gobernado al país durante 31 años, fue un acontecimiento histórico que abrió las puertas a una década donde ocurrieron los hechos más trascendentes que registra la historia dominicana, luego de la independencia y restauración de la república. A diferencia de la expedición de Cayo Confites en el año 1947, los expedicionarios de Constanza, Maimón y Estero Hondo, lograron aterrizar y desembarcar en tierra dominicana. Desafortunadamente, el dictador Trujillo tenía información sobre la incursión, sorprendiendo a los revolucionarios que habían aterrizado en Constanza y a las embarcaciones que llegaron a Maimón y Estero Hondo. En combate murieron la mayoría de los expedicionarios, logrando sobrevivir algunos de ellos. Este intento fallido de derrocar al régimen, despertó en la juventud de la época, ideas libertarias sólo comparables, guardando la distancia, con las de los trinitarios en el año 1839.

La década de los años 60, definió lo que hoy somos como nación. Para guardar un orden cronológico de lo acontecido, nos referiremos a los 12 hechos más relevantes que vivió el pueblo dominicano en la década antes señalada:

  1. El asesinato de las hermanas Mirabal el 25 de septiembre de 1960.
  2. El ajusticiamiento de Trujillo en el año 1961.
  3. La rebelión de los pilotos que permitió repatriar a la familia Trujillo en el año 1961.
  4. Las primeras elecciones democráticas después de la caída de la dictadura, donde resultando ganador el Prof. Juan Bosch en diciembre de 1962.
  5. El golpe de estado al gobierno de los siete meses de Bosch en el año 1963.
  6. El gobierno provisional del Triunvirato.
  7. El levantamiento de Manolo Tavarez Justo, y su posterior muerte en las escarpadas montañas de Quisqueya.
  8. La revolución de abril de 1965.
  9. La intervención militar norteamericana el 28 de abril de 1965.
  10. El intento de asalto al palacio nacional y la muerte de Rafael Tomás Fernandez Domínguez el 19 de mayo de 1965.
  11. Las elecciones de 1966 y el retorno de Balaguer al poder.
  12. La disolución y desaparición del movimiento 14 de junio en 1968.

Estos 12 hechos históricos ocurridos en la década de los años 60, marcaron un antes y un después en la vida democrática y el sistema de partidos en la República Dominicana. Sin embargo, uno de estos hechos, el golpe de estado al gobierno constitucional del Presidente Bosch en el año 1963, marcó un cambió rumbo la sociedad dominicana, en el ámbito político, económico y social. Este fatídico acontecimiento sacudió los cimientos de la institucionalidad y la vida democrática de la nación. A tal punto, que frustró las aspiraciones de la mayoría del pueblo, quienes habían cifrado sus esperanzas en el primer ensayo democrático con posibilidades reales de transformar al estado. El Presidente Bosch inauguró un estilo de gobierno caracterizado por honestidad, la transparencia, y la justica social. La reciedumbre moral de Bosch y su profundo conocimiento sobre la sociedad dominicana, constituyeron la piedra angular para la puesta en marcha de una ejecutoria de gobierno del pueblo y para el pueblo.

La constitución de 1963, por poner un ejemplo, a decir de expertos constitucionalistas, fue, es y seguirá siendo la más avanzada que haya aprobado congreso alguno desde la fundación de la república. Esta constitución se caracterizó introducir cambios importantes en nuestro ordenamiento jurídico. Consignó los derechos laborales y la libertad sindical, se ocupó de los sectores tradicionalmente excluidos como las mujeres embarazadas, los hijos ilegítimos, las personas sin hogar, la niñez, la familia, la juventud y los agricultores, entre otros. Su visión sobre el latifundio, puso en alerta a los EEUU, que solo necesitaban una justificación en el caribe para acorralar a los gobiernos que implementaran políticas con ribetes de izquierda.

En los 7 meses de la administracion de la cosa pública, Bosch dio señales claras de que haría una gestión de gobierno verdaderamente democrático. Pero sus detractores, lanzaron una campaña agresiva acusándolo de comunista, logrando que los sectores más conservadores de la época, en común acuerdo con la iglesia y un segmento importante de militares trujillistas encabezado por el coronel Elías Wessin y Wessin, se pusieran de acuerdo para organizar la destitución del presidente. Esta iniciativa, contaba con la anuencia del gobierno de los EEUU, que tenían el temor de que se instalara otro gobierno comunista en la región. Es en este contexto que el 25 de septiembre de 1963, se ejecuta el golpe estado que destituye al gobierno constitucional del Presidente Bosch.

No cabe dudas, que las ideas avanzadas para la época que el líder perredeista puso al servicio de su gobierno, en una sociedad que había sido gobernada por una dictadura de 31 años de terror y atraso en el orden institucional y político. Esta nueva forma de gobernar, afectaba los intereses del empresariado y los terratenientes de la época. El pecado capital de Bosch, se resume, por un lado, a las ideas de avanzada adquiridas en sus 26 años de exilio. Y por otro lado, a la inacción respecto a la cúpula militar trujillista. Su formación política en la hermana República de Cuba, donde jugó un papel estelar en la redacción de la constitución de ese país caribeño, le proporcionó un conocimiento cabal de cómo debía funcionar el estado. Esa herramienta, acompañada de la estatura moral e intelectual del profesor, lo convertía en el hombre ideal para introducir las transformaciones que necesitaba el país en ese momento. Lamentablemente, en todos los órdenes de la vida, la gente se resiste al cambio, y hacen lo que sea necesario para combatirlo.

En lo que respecta al golpe de estado al gobierno del presidente Bosch en el año 1963, se han escrito muchas páginas tratando de explicar las razones que dieron origen a este acontecimiento histórico de triste recordación. La mayoría de los historiadores atribuyen las causas del derrocamiento, a la campaña montada por la iglesia acusando a Bosch de comunista. El Padre Lautico García se encargó de realizar esta tarea, logrando convencer a los empresarios y sectores más conservadores de la sociedad, conjuntamente con una facción de la cúpula militar trujillista para perpetrar el golpe de estado. En efecto, el 25 de septiembre de 1963 cae el gobierno del Presidente Bosch. Este hecho desató un período de ebullición política que comienza con la instauración de un gobierno provisional (el triunvirato), pasando por el levantamiento de Manolo Tavarez y su asesinato, la revolución de abril de 1965, la segunda intervención militar norteamericana, el retorno del Dr. Balaguer, y la disolución del 14 de junio.

En el año 1970, el profesor Bosch dio a conocer un documento que había elaborado, pero que corrigió agregándole nuevos argumentos, tratando de explicar las causas el golpe de estado de que había sido víctima 7 años antes. Lo tituló con el nombre de «La historia secreta del golpe de estado de 1963». En este documento, de acuerdo a la versión del Presidente Bosch, la trama del golpe fue organizada por el embajador norteamericano con sede en República Dominicana, John Barlow Martin, quien utilizó a una ex general haitiano para organizar una invasión desde territorio dominicano a la República de Haití, con el propósito de derrocar al Presidente Duvalier. Con esta trama, pretendían desestabilizar a la República Dominicana, debilitando al gobierno para facilitar la ejecución del golpe de estado.

En efecto, en cierra prieta, el ex general haitiano, León Cantave, con la anuencia del general dominicano Elby Viñas Román, estaban realizando ejercicios militares con un grupo de haitianos, dentro de los cuales también habían norteamericanos bajo el mando del embajador Martin. De acuerdo al relato de Bosch, todos estos movimientos se estaban haciendo sin el consentimiento del presidente, ya que él tenía desconocimiento total de esta operación. Lo cierto es, que desde suelo dominicano, la noche del 24 de septiembre de 1963, los grupos armados al mando del ex general haitiano Cantave, se establecieron en Dajabon y cruzaron la frontera para tumbar a Duvalier. Esa noche, el presidente haitiano que había sido informado de la trama, bombardeó a los intrusos en la zona próxima a Dajabon. De inmediato, la noticia corrió como pólvora, tanto a nivel nacional como internacional, diciendo que el gobierno haitiano estaba bombardeando a la República Dominicana. En este contexto es que Bosch justifica el golpe de estado a su gobierno, donde la mano del imperio del norte estaba metida hasta los hombros. Bosch fue un hombre que vivió apegado a principios éticos y morales que le forjaron su carácter, fuerte y determinado.

Otra versión de los hechos es la que ofrece el periodista e historiador Miguel Guerrero, en un estudio que realizó años después con actores de primera linea, que estuvieron presente la noche del 25 de septiembre de 1963. De acuerdo a los resultados de esta investigación, la posición de la iglesia, encabezada por el Padre Lautico García, acusando a Bosch de comunista, la reacción de los sectores más conservadores de la sociedad de la época, el anticomunismo de la cúpula militar trujillista, y el temor de los norteamericanos de que se instalara un nuevo gobierno comunista en la región del caribe, entre otras, fueron las razones que dieron origen al golpe de estado del Presidente Juan Bosch. La noche del 25 de septiembre, estando el presidente en el palacio, tomó la decisión de poner en retiro al coronel Elías Wessin y Wessin, porque se había enterado de que él era que había organizado el golpe. Viñas Roman, Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, que se encontraba junto a él en el palacio, le aconsejo que a un militar de carrera debía dársele otro tratamiento, que le buscara otra salida a esa situación. A lo que Don Juan respondió de manera enérgica, que «si él como presidente no podía destituir a un subalterno, no merecía ser presidente» . Añadiendo en el acto, que de ser así renunciaría a su cargo. Es de todos conocidos, que Juan Bosch fue un hombre que creció apegado a principios éticos y morales que forjaron su carácter. En ese momento prevaleció esa condición.

En mi humilde opinión, y esta no es una posición tremendista de mi parte que pudiera afectar la imagen del Profesor Bosch, sino que es el resultado de profundas reflexiones sobre el tema en cuestión, la razones fundamentales por la cual se produjo el golpe de estado fueron: Primero la pifia del Presidente Juan Bosch, que le puede ocurrir a cualquier ser humano, al creer que podía gobernar dejando en posiciones claves a la cúpula militar trujillista. En ese momento estaban dadas las condiciones para desarticular esa camarilla militar; y segundo, que el temperamento de Bosch lo traicionó la noche del 25 de septiembre. Esa posición radical y emotiva de renunciar a un gobierno constitucional, en un escenario donde los militares de su entorno trataron de persuadirlo sin lograr resultado positivo alguno, ante tal vacilación, los altos mandos, los complotados y los que estaban presente en el palacio, decidieron poner fin a esos momentos de indecisión.

El autor de «Composición Social Dominicana», conocía más que nadie como pensaba y actuaba el pueblo dominicano. Sabía o debió saber, que un gobierno democrático en ese momento histórico, «duraría menos que una cucaracha en un gallinero». A su llegada al gobierno, contaba con el apoyo del pueblo, razón por la cual, era el momento ideal para tomar esa importante decisión. En el peor de los casos, lo que podía pasar fue lo que él debio saber que ocurriria siete meses después. Y los hechos así lo confirman. En el año 1978, el Presidente Antonio Guzman tomó una de la decisiones más valientes y certeras del siglo XX, desarticuló la cúpula militar balaguerista, que para los fines, era tan o más peligrosa y sanguinaria que la que dejó Trujillo luego de la caída del régimen. Recordemos los escarceos que se escenificaron en el congreso, donde el PRD se vio en la obligación de ceder alguno de sus congresistas al Partido Reformista, como condición para que le entregaran el poder sin mayores contratiempos. Los militares al servicio del partido perdedor en las elecciones, solo esperaban una señal de su líder para abortar los resultados de la contienda electoral. Afortunadamente, Balaguer se dio cuenta de lo que una acción como esa desataría, actuó con sensatez entregando el gobierno al partido ganador que lo fue el PRD.

Ante tal situación, el Presidente Antonio Guzmán tomó la decisión correcta de poner en retiro y enviar al cuerpo diplomático las cabezas más visibles de los militares balaguerista. Estoy total y absolutamente convencido, de que si el Presidente Bosch hubiese hecho lo propio con la cupular militar trujillista, hoy «otro gallo cantaría» en la República Dominicana. Por una razón muy sencilla, desaparecido Trujillo, y repatriada su familia, ellos quedaron en cierto modo desprotegidos, y en ese momento el pueblo le dio un apoyo abrumador al nuevo gobierno. Por tal motivo, a esa cúpula militar se le pudo buscar un bajadero, enviándolo al exterior como agregado militar al servicio de nuestras embajadas. Es muy posible, que con esta iniciativa el gobierno de Bosch hubiera continuado su agitado curso, introduciendo las transformaciones que el pueblo esperaba de su gestión de gobierno. Pero no ocurrió así, los militares trujillistas no fueron tocado ni con el pétalo de una rosa en el momento específico en que se conformó el gabinete, estos militares se empoderaron y ahí tenemos los resultados. «El fatídico golpe de estado de 1963».

Sobre el autor de la publicación

vinylcuttingmachineguide.com